kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

viernes, agosto 25, 2006

Mburikao

Recitado Ajepa iporâ Mburikao ko nde purahéi Ahendúva osyry mba´e porâita pa´ûme Guyraita ñe´ê ndererohory. Sauce rakâ puku puku ojero´áva nde ári Amambái, culantrillo ha helechoita Yvytu peju kangymíme oñemyatimóivo Oñakaityrô guáicha nemomaitei. Yvoty ka´aguy ne añua Arroyo piro´ysa porâ Ita ygáu ha yvyku´i morotî ári Resyry ñeno pytu´úvo rehóvo Ka´aguy ryakuâvu rei pa´ûme .Mávapa ndéicha MburikaoKo yvy apére oikóva otyryry. Akói arroyo porá resyry kangymí- va chemomandú´a ajarô guare ned ypy- pe romokunu´û kirîrîhapemi ita sarambia pytégui arokañynguévo ko nde purahéi nahi´âiva´ekue chéve chemopîrîmbávo rohendu jave. Mburikao reguerokañyva´ekue kuehe che vy´a´y. Mburikao reroñapymiva´ekue che anga syry tyaipa. Mba'e ionderapyva ñaña ndoi- kuaávai mboriahu ysyry ndeveko péina apagáta che mbo´e haguére ko nde pura- héi ajéipo oiméne otro ndéicha ko yvy apére oikóva otyryry ipúpe nanembojo- jái mbói chini ni ama ni campana porâ. Mburikao Letra: Víctor Montórfano Música: José Asunción Flores

1 comentario:

Dama Satán dijo...

José Asunción Flores, nacido en Asunción -barrio Chacarita -, el 27 de agosto de 1904, había consolidado, a fines de la década de 1920, la guarania, una forma musical que expresaba con mayor precisión el espíritu de su pueblo. Jejuí, Kerasy, Arribeño Resay, Ñasaindype, India, Panambi verá y otras composiciones testimoniaban que el esquivo camino que buscaba el joven músico ya no formaba parte de una quimera.

Flores cumplía con sus obligaciones en la Banda de Policía, estudiaba, componía vigorosamente, actuaba en algunos lugares nocturnos de la época y también se entregaba a la bohemia. Su violín le acompañaba en las serenatas. Mombyry mbyry ohómiva.

Una madrugada - o quizás ya había amanecido- José Asunción volvía de una farra, cansado y con sueño. Hacía calor. Era en verano tal vez. Cerca de la Recoleta, se detuvo a orillas del arroyo Mburikao - su significado tal vez sea mburika róga, apocopado, así como Tupao: Tupa róga. Algunos sostienen que era el cauce preferido de las mulas que estiraban los carritos de Asunción -, que entonces corría claro y transparente.

"Añeno niko pe yvyku´i morotï ári. Che pykue oike pe ype.Ahecha pe sauce rakâ ojeroky. Pe kirîrî apytépe ahendu ysyry ñe´ê", le contó una vez a su amigo Víctor Montórfano (Asunción, 1909-1974), poeta que desde el inicio de sus sueños le había acompañado. "Pe y icristalina asy. Ha añandu guyrakuéra ñe´ê, ivágape aî ramo guáicha", le siguió contando

Un rato después, en medio de esa maravilla que su sensibilidad de artista captaba, quedó profundamente dormido. Un perro anónimo, como para cuidarlo, se ubicó junto a él. En sueños, Flores tuvo lo que llamó "una anunciación" . Estaba en medio de un bosque donde plantas, animales y hombres vivían en armonía. No había conflictos entre ellos, a pesar de ser diferentes.

Unos minutos después, molestado por algo que le clavaba en la espalda, se despertó. Y halló que una rama puntiaguda era la que le había cortado su paseo por ese reino encantado. El can -a cuyos congéneres amó entrañablemente-, como habiendo cumplido su misión, se retiró. Cuando se levantó y se sacudió el polvo, con los pies todavía húmedos, en su mente ya se deslizaban los primeros compases de su guarania Mburikao.

La melodía cobró cuerpo y el arroyo desplazó su voz en los instrumentos que le daban una nueva y extraña vida. Su belleza provocaba asombro y embeleso. Nota a nota, aquella vivencia casual encontraba en las notas el molde adecuado para volverse perpetua. No tuvo letra durante mucho tiempo.

-Nde , Flores: ajerureséngo ndéve con todo respeto peteî mba´e - le dijo una vez Víctor Montórfano, como firmaba el autor, cuyo nombre completo era, en realidad, Víctor Benítez Montórfano, a partir de los nuevos años.

-Chamígo Vítor- así le llamaba José Asunción-, mba´e piko reipotami. Ere katu chéve.
-Aipota re´autoriza chéve la letra de "Mburikao".
-La nde rejapóvango oî porâme manteva´erâ- le replicó el Maestro.

Su amigo, el poeta, le traía ya la copia de su poema. Con la autorización que le otorgaba, letra y música convivirían, para ser sólo una, ya que las palabras concuerdan con lo que José Asunción Flores le había relatado a Víctor Montórfano. Flores reposa a la vera del cauce que le inspirara. Dormido pero a la vez despierto, recrea incesantemente su obra.