kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

domingo, agosto 13, 2006

Horas que pudieron ser poemas

BOTELLA AL MAR DEL FUTURO Los grandes amantes que saludan con las locas carcajadas de su unción esquizofrénica las primeras crudezas del invierno, su rutina cíclica, rigurosa y ruda Los grandes amantes que aplauden la llegada de la noche con su ultrajante barbarie clandestina con sus dolorosas alegrías crueles con sus gozosos locos maravillosos éxtasis psicóticos Los grandes amantes que caminan de prisa tomados nerviosamente de sus manos sudorosas fumando con frenesí y besándose y moviendo las piernas mirando al frente sin decirse nunca nada porque ya lo saben todo como si estuviera dicho Los grandes amantes que consumen cerveza y aguardiente que despilfarran hasta lo que no tienen que caminan de prisa ciegamente persiguiendo un sentido que no está en ningún lado que intentan comportarse cual personas normales pero no logran esconder del todo el vigoroso afán que los consume entrelaza sus cuerpos mueve sin fin ni tregua sus piernas porque persiguen algo que no se encuentra en ningún lado Los grandes amantes que van al dentista sacan la basura dicen buenas tardes pagan la luz el alquiler el agua viven a salto de mata con su incierto porvenir terreno se colocan su máscara social cada día guardan las apariencias enfrentan y sonríen al ubicuo enemigo plural de miles de ojos Que a tal destino terreno apenas si consiguen atender porque están ocupados terca y ávidamente en su persecución insomne hambrienta de algo que no está en ninguna parte Pero que sin embargo sacan la basura dicen buenas tardes pagan los honorarios del dentista trabajan pierden en el trabajo horas preciosas de su única vida horas que pudieron ser poemas horas que pudieron ser de amor horas en fin hurtadas a su búsqueda fiera y decisiva Los grandes amantes que sacan la basura pagan la luz el alquiler el agua Los grandes amantes que refrenan su impulso de echarse a correr aunque no saben a dónde se dirigen y a veces de madrugada se despiertan anhelosos y se unen y se besan pero no consiguen nunca quedarse tranquilos porque persiguen algo que no está en ningún lado Que no está en ellos mismos que en ningún lado está que no habla ya nunca que nadie les esconde que no se hace visible que no mora en su centro que ya ha sido olvidado que ha dejado su corazón vacante que nadie ya recuerda ni ha conocido nunca que a nadie le interesa Que un día tuvo un alma grande como el espacio que hablaba con setenta veces siete sonoras fauces setenta veces siete gigantescas y hondas que ellos aún llevan dentro de sus gargantas Algo de lo cual ellos son los espectros sin saberlo las sombras proyectadas la lucha la agonía la última batalla que los hace bramar sus voces toscas negras groseras peligrosas Que es su fuente su médula su intempestivo núcleo el motor de su vida y de su fuerza el feroz combustible de sus potentes piernas que persiguen la Muerte el Absoluto la Última Verdad Definitiva la única cosa que podrá saciarlos eso que los agita y alimenta con su enorme maldad con su odio ciego que quiere destruir con su demente también ciega patética bondad alucinada que no habla por ellos sino en nombre de todos que en nombre de todos se rebela y maldice que desea matar y morir por los otros por millones por algo que no se encuentra ya en ninguna parte Que a nadie le interesa a fin de cuentas que nadie ya recuerda aunque todo este amor y todo este odio pudieran haber sido importantes un día casi vitales que cosa tan ridícula aunque tantas palabras hechas con tanta vida hechas con tanta muerte hayan podido ser importantes un día para todos los hombres Los grandes amantes que tanto caminan los dromomaniacos delirantes que se entrelazan y unen en la desolación de su grandeza en su impresionante vigor improductivo en su hermosura insólita en su desconcertante desamparo en su exilio de un Olimpo deshabitado y ruinoso porque se saben solos solos solos Persiguen en sus ciegas caminatas y quieren y no quieren encontrarlo el gran trono vacío de su deidad arcaica Oh Señor de la Noche Por qué te manifiestas como ausencia Quién te ha asesinado Los grandes amantes escriben escriben y con tinta invisible y fieros criptogramas interpelan a los que llegarán en tiempos más dichosos Oh vosotros desde este mundo de mudez inerte desde el gran sinsentido de este mundo tan feo desde algo tan vulgar como este mundo desde este mundo televisado en vivo y en directo os saludamos Muchas felicidades Porque lo que hoy se dice desde dos solitarios corazones dementes os lo sabrá decir en voz alta el mañana desde muchos millones desde todos

1 comentario:

rain dijo...

Vuelvo a sacudirme con este poema soberano.

Como soberana, sé es su autora.

Aquello que no está, aquello que no existe: el poema lo captura, lo inasible...

Abrazo de lejos, de cerca, Mont- zé.