kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

lunes, julio 17, 2006

yacyreta (La patria de la luna)

¿ Para ke viene el bizco a Asunción ? Con Bolivia, los hidrocarburos; con Uruguay, las papeleras multinacionales y con Paraguay; la patria de la luna...o la poesía de amansar los conatos de rebeldía en el fondo a rutina mendicante.

1 comentario:

KuruPicho dijo...

Asunción, Paraguay, Lunes 17 de Julio de 2006

Editorial de ABCcolor (www.abc.com.py)
Nicanor juró que Dios y la patria se lo demandaran

El presidente de Argentina, Néstor Kirchner, visita hoy el Paraguay no precisamente para buscar mecanismos que permitan solucionar problemas migratorios o de tránsito de mercadería por su territorio. El verdadero interés que lo hace venir a los apurones al Paraguay radica en la binacional Yacyretá o en la corrompida contratación del Aña Cua en beneficio exclusivo de la Argentina y, como siempre, en grave perjuicio del Paraguay, como nos ha sido la dolorosa experiencia del inicuo despojo y expoliación de los últimos 33 años en la hidroeléctrica Yacyretá.

El presidente de la Argentina, Néstor Kirchner, visita hoy el Paraguay no precisamente para buscar mecanismos que permitan legalizar la situación de los paraguayos en territorio argentino, como se proclama, ni para solucionar por enésima vez las innumerables trabas que soportan las mercaderías paraguayas en su frontera a pesar del Mercosur, temas sobre los que probablemente, como de costumbre, firmará algún nuevo "acuerdo de promesas" con el presidente Nicanor Duarte Frutos. El verdadero interés que hace venir a los apurones al Paraguay al presidente Kirchner no está en estas cuestiones. Su interés con toda seguridad radica en la binacional Yacyretá o en la corrompida contratación del Aña Cua en beneficio exclusivo de la Argentina y, como siempre, en grave perjuicio del Paraguay, como nos ha sido la dolorosa experiencia del inicuo despojo y expoliación de los últimos 33 años en la hidroeléctrica Yacyretá.

Seguramente, Kirchner, un apasionado del populismo, querrá aparecer como un jefe de Estado "generoso" que "condona" parte de la inmensa deuda de Yacyretá de más de 10.000 millones de dólares, deuda que "le perjudica" al Paraguay, el socio más débil de la binacional. Pero en la realidad tal "generosidad" no existe ni puede existir, dado que en la creación y acumulación de esa colosal deuda nuestro país no ha tenido absolutamente nada que ver, ninguna participación, por tanto, NO TIENE RESPONSABILIDAD ALGUNA, ni legal ni moral, en el pago de dicho débito. La deuda de Yacyretá es una deuda del Gobierno argentino con el Gobierno argentino, como podría demostrarse fácilmente en una corte internacional de justicia.
¿En qué podría beneficiarle al Paraguay la condonación o quita de 2.000 ó 4.000 millones de dólares de una deuda de 10.000 millones, de la que cerca de 8.000 millones son de naturaleza ilegítima, espuria, y que, sin ninguna duda, en estricta justicia, debieran eliminarse en su totalidad? Por el contrario, aceptar esa "condonación" o "quita" oficializará el reconocimiento por parte de nuestro país de la existencia de dicha deuda y su responsabilidad en ella.

Paraguay no quiere una quita o condonación de algo espurio, irreal, sino la eliminación total de los montos de la deuda que el Gobierno argentino -mediante la complicidad de paraguayos traidores que aceptaron sobornos encubiertos bajo la forma de altos salarios- fue incrementando sin solución de continuidad, año tras año, con intereses sobre intereses punitorios y penalizaciones correspondientes a atrasos en la obra de más de 25 años, ocasionados por decisión y el desinterés del propio Gobierno argentino, al igual que los subsidios tarifarios que la binacional le viene otorgando ilegalmente a la Argentina desde 1994, en contra de lo que establece el Tratado de Yacyretá en su anexo C, punto III.

Kirchner, lo mismo que Lula, ahora quiere tener más cuidado de no descubrir internacionalmente con crudeza la indignante expoliación que realiza la Argentina a sus vecinos más pequeños. No quiere correr otro riesgo como el que le hizo morder el polvo en el caso de Evo Morales, o en la instalación de las papeleras con Tabaré Vázquez. El pueblo paraguayo y hasta algún gobernante criollo, más tarde o más temprano, van a reaccionar en forma adversa contra los abusos de la Argentina, reclamando el respeto a la soberanía nacional y el fin del perverso despojo del recurso natural más importante del país: el potencial energético del río Paraná que le pertenece. En todo el mundo, los países que -aprovechándose de gobernantes corruptos y amparados en la fuerza y el poder económico- han explotado a aquellos más débiles están pagando por ello un alto precio.

Señor Kirchner, los principales reclamos del Paraguay en la binacional incluyen la inmediata renegociación del imperialista Tratado de Yacyretá, a fin de garantizar el efectivo respeto a la soberanía paraguaya; Paraguay, como propietario condómino de Yacyretá en partes iguales con la Argentina, debe disponer libremente del 50% de la energía generada en la central, vendiéndola a precios de mercado a la región, según su mejor conveniencia; el nuevo tratado también ha de establecer la absoluta igualdad de ambos países en el manejo administrativo, técnico y financiero de la binacional; la deuda del ente tiene que revisarse y eliminarse todas sus partes ficticias y establecer tasas de interés reales; asimismo, la ilegal nota reversal 92, que fue rechazada por el Congreso paraguayo, pero que insólitamente continúa en vigencia exclusivamente por la ‘matonería’ de la Argentina, debe declararse nula de toda nulidad y los montos que se adeudan al Paraguay a causa de dicha nota han de abonarse inmediatamente.
Por su parte, en esta disyuntiva el presidente Nicanor Duarte tiene dos alternativas: (1) asumir con coraje su juramento y deber constitucional como presidente de la República del Paraguay de defender el interés nacional que ha sido atropellado ignominiosamente por gobiernos argentinos, con la complicidad de los directores y consejeros paraguayos VENDEPATRIAS del ente binacional, y exigir la inmediata renegociación del abusivo Tratado de Yacyretá; o (2) aceptar las migajas que Kirchner le ofrecerá, hundiéndose en la misma historia de corrupción e inutilidad de sus predecesores en el mando y postergando una vez más los legítimos reclamos del Paraguay al menos hasta las próximas elecciones, en las que los candidatos opositores, dentro y fuera del Partido Colorado, con seguridad, utilizarán como bandera la reivindicación de los derechos conculcados del Paraguay, como hizo Evo Morales con el gas natural en Bolivia, consiguiendo la masiva adhesión de los bolivianos para su asunción al poder.