kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

viernes, julio 21, 2006

Diario paraguayo ke curte el jopará idiomático habla sobre Beirut

PEJU JEYNTE KOAPE, LE DIJO A DOÑA LIBANESASu esposa e hijas oî en la zona de guerraUn paraguayo que se casó akue con una Libanesa está con el Jesús en la boca, ya que su esposa y dos hijas volaron de vacaciones hacia Beirut y justo se armó el guyryry allá. El paragua he'i que su doña está acostumbrada y que no tiene michimi de miedo. Yamil Esgaib afirmó que se encuentra re preocupado ya que su esposa y sus hijas se encuentran a una hora nada más de Beirut. El karai he'i que ya se puso en contacto con su doña y que ella misma le afirmó que se encuentran fuera de peligro, que sus retoños ni cuenta voi se dan del desastre que se está armando en la zona. -¿Hace cuánto tiempo que su familia viajó? -Ellas se fueron hace dos meses, viajaron como para seis meses. -¿A qué fueron? -Mi señora Fátima de Esgaib se fue con mis hijas Magida (6) y Amira (2), a reencontrarse con sus familiares a quienes no ven hace cinco años. -¿Por cuánto tiempo tenían previsto estar por allá? -Seis meses. -¿Qué le dijo su señora? -Sí, yo estoy desesperado por temor a que les pase algo y por eso le pedí que vuelvan pronto, a más tardar el martes. -¿Están asustadas? -No, las nenas ni saben nada y Fátima está acostumbrada a esas cosas como que es libanesa. -¿Qué tan lejos están? -Están en la ciudad de Junina, al otro lado de la montaña. -¿Eso significa que no corren riesgos? -Y por el momento no, pero nunca se sabe. -¿Está ansioso por reencontrarse con su familia? -Sí y mucho, estoy muy preocupado y no veo la hora que vuelvan. -¿Será fácil el viaje, debido al desastre en la zona? -Cuesta un poco, pero con escala en otros lugares, sería un poco más fácil. -¿Qué lugares? -Estoy viendo la posibilidad que partan de Jordania. -¿Pidió ayuda a una organización o algo? -Con la gente de la Cancillería, el embajador y con Repatriación estoy en contacto siempre. -------------------------------- Están a salvo, por ahora El embajador paraguayo en el Líbano, Alejandro Ahmed Franco, informó que los datos que tienen consignan que todos los paraguas que están en la zona de conflicto están sanos y salvos. Al menos, según los últimos datos que manejan. El capeto he'i que los ataques aéreos siguen en forma intensa y perjudican especialmente a los niños que están atrapados en la región. Añadió que también se tienen informes que varios paraguayos están en la zona sur de Líbano, tratado de encontrar lugares más seguros. En total se tienen datos de que cerca de medio centenar de connacionales residen en Líbano. El representante compatriota añadió que las rutas están destruidas por los ataques de los israelíes, y entonces se deben utilizar caminos alternativos que son de difícil acceso. Fuente:http://www.diariopopular.net

2 comentarios:

Rain dijo...

Qué tensión. Yo también temblaría por mi niño.

KuruPicho dijo...

EL CASO ASOR ROSA

Rossanna Rossanda



("Me tiendo bulla" reproduce este artículo de la revista "Sin permiso"; lo hacemos en clara solidaridad con Alberto Asor Rosa. Lástima que Alberto haya concitado tan pocos apoyos de los intelectuales y la gente de izquierdas de su país).

La intolerancia y el fundamentalismo, de estos tiempos, se muestran por todas partes, lo que una vez fueron símbolos opuestos se mezclan ahora de una forma horrenda; y la cobardía sale a flote.

Es un acontecimiento absurdo. Empieza con una discusión en el programa “L’Infedele”, del presentador Gad Lerner, al que, entre otros, ha sido invitado Alberto Asor Rosa. Ha publicado, recientemente, un libro, titulado “La guerra”, que, retomando un tema que ya trató en un ensayo sobre el Apocalipsis, sostiene que la beligerancia y la persecución de los otros están inscritas en el genoma maldito de occidente. Al que él contrapone judaísmo, antítesis, “oriente”. Es suficiente con ojear el libro para entender la trama. En éstas, uno de los invitados lo acusa de haber utilizado una vez la palabra “raza” en lugar de “nación” judía. Es cierto que el siglo XX ha dejado a éste término un eco terrible, pero el contexto del libro hace impensable que Asor Rosa la utilice en sentido racista. Mucho menos anti-judío. Y a pesar de todo, de aquí a acusarlo de antisemitismo hay tan solo un pequeño paso. Especialmente cuando también ha escrito que éste pueblo de perseguidos se ha acabado convirtiendo en un pueblo de perseguidores. Cielo, ábrete. Ahora ya no se trata de una palabra ambigua. Es una dolorosa constatación que resulta intolerable para los actuales líderes de la comunidad judía italiana. Éstos, contrariamente a los que les precedieron – la generación antifascista de Elio Toaff, Tullia Zevi, Amos Luzzatto - no conciben que haya ninguna diferencia entre el judaísmo y el gobierno de Israel, por lo que sus decisiones son sagradas e intocables. Cualquier crítica esconde una (inconfesada) voluntad de destrucción de este estado. Resulta ser, de forma objetiva, fascista, filo árabe y hoy incluso terrorista.

Hace un par de años, también fue asediada la que suscribe éste artículo porque se celebraba una reunión alter-globalización del Foro Social Europeo en una escuela en desuso del antiguo gueto de Roma. Una multitud enfurecida nos quiso apedrear; dirigida por alguien que, al considerarnos filo-palestinos, nos señaló como terroristas anti-semitas. Todavía espero las excusas del profesor Di Segni. Imaginémonos cuando, hace una semana, a Oliviero Diliberto se le pasó por la cabeza que Asor Rosa podría ser un buen Ministro de Universidades; y recordemos que el Pdci es el único partido que no pide cargos para sus miembros. El nuevo líder de la comunidad judía, Morpurgo, que claramente no ha leído “La Guerra” pero sí ha oído las voces contrarias, protesta enérgicamente en el “Corriere”. “¡Un antisemita monstruoso en el gobierno!”, protestó con ganas. A su vez y con argumentaciones hasta demasiado pacientes, en el mismo “Corriere”, nuestro profesor, Fassino, a pesar de conocerlo y saber de qué clase de persona se trata, finge asustarse y, al parecer, consigue también asustar a Romano Prodi

Asor Rosa ha perdido toda posibilidad, el Ministro será Fabio Mussi. Creo que Mussi será un buen ministro y estoy segura de que para Asor Rosa éste será un problema menos: tiene mucho que escribir. Pero es muy amargo, muy poco serio y muy falso todo lo que le han dicho. Nadie ha abierto la boca. Así se habría acabado todo si unos días después no hubiesen aparecido, nada menos que en “l’Unitá”, dos columnas firmadas por Victor Magyar que no podrían haber sido más venenosas y malvadas. Magyar pasa por ser un hombre de izquierdas. Presume de, con menos empeño que Morpurgo, Fassino y Prodi, haber leído “La guerra”. No es cierto. Escribe que Asor Rosa es un racista, un antisemita cercano a los negacionistas y a Auschwitz.

Ya no puedo más. Esto es una canallada. No tiene nada que ver con la política el definir como antisemita a cualquiera que critique a Israel. Lo que ha dado a éste pueblo una tierra donde sentirse seguro, tras persecuciones centenarias, no ha sido un derecho divino si no un inmenso sufrimiento. Pero ni Europa, ni las grandes potencias de ayer, se han preocupado de compensar a los palestinos a pesar de que se les sustrajo una tierra que tenían razón al considerar como propia. Creo que tenemos parte de responsabilidad de haber provocado que la lucha entre Israel y Palestina sea tan atroz. Creo que el Muro que hoy encierra a los palestinos no es menos odioso del de Berlín, que Ehud Olmert tiene menos coraje que el último Sharon y que ninguno de los dos ha sido o es una persona justa, que los kamikazes están ferozmente desesperados mientras que los asesinatos de Tsahal son tan solo feroces… y más. Leo que, desde hace unos días, las parejas mixtas – ¿de sangre? ¿De religión? – están obligadas a dejarse o a dejar Israel. En resumen, se trata de una tragedia en torno a la que no tan solo tengo el derecho de expresarme si no también la obligación de hacerlo. Que nadie se permita calificarme de antisemita. No a gente como Asor Rosa, como yo.

Rossana Rossanda es una escritora y analista política italiana, cofundadora del cotidiano comunista italiano Il Manifesto. Acaban de aparecer en Italia sus muy recomendables memorias políticas: La ragazza del secolo scorso [La muchacha del siglo pasado], Einaudi, Roma 2005. El lector interesado puede escuchar una entrevista radiofónica (25 de enero de 2006) a Rossanda sobre su libro de memorias en Radio Popolare: parte 1 : siglo XX; octubre de 1917, mayo 1968, Berlinguer, el imperdonable suicidio del PCI, movimiento antiglobalización, feminismo; una generación derrotada; y parte 2 : zapatismo; clase obrera de postguerra; el discurso político de la memoria; Castro y Trotsky; estalinismo; elogio de una generación que quiso cambiar el mundo.

Traducción para http://www.sinpermiso.info/ : Luca Gervasoni


Il Manifesto, 25 mayo 2006



posted by José Luis López Bulla @ 2:35 PM

0 Comments:
Publicar un comentario en la entrada

<< Home
Metiendo bulla
Por favor, no te olvides que tu revista es La factoría. Que podrás ver en http://www.lafactoria.com Su director, Carles Navales, fuma; nosotros también. (Grupo de apoyo a La factoría, de Santa Fe: capital de la Vega de Granada)

About Me

Name:
José Luis López Bulla
View my complete profile

Previous Posts
¿DEBE REPETIR MANDATO MARAGALL?
INFORME DE LA CIOLS ACTIVIDADES ANTISINDICALES EN EUROPA
Jornadas con Nou Cicle
LOS CIBERDERECHOS SOCIALES
ARTICULOS EN "El PAIS"
La representación sindical en Fiteqa CC.OO.
Negociació col.lectiva i mobilitat sostenible
PACTO SOCIAL POR LA INNOVACION TECNOLOGICA Y EL ESTATUTO DE LOS SABERES
EL CONTROL DE LA FLEXIBILIDAD