kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

miércoles, julio 12, 2006

Amóntema Sy Barrett

Dicen que Sy Barret murió "The piper at gates of the dawn" es el primer disco de los Floyd, de 1967 año glorioso si los hubo, el primero y segundo de Velvet, "Sargent pepper ", "Their satanic request majestic", el primero de Kaleidoscope", para qué seguir... "Arnold Lyne", primer single del grupo, un año antes, locura en vinilitos zumbantes... Nos caen mal siempre los rockeros tan saludables, que nunca claudican a la enfermedad, el suicidio o la muerte. Desconfianza ante el el origen de su talento...predisposición o viaje definitivo: Con Syd nos sentimos seguros. Tiene todo lo que admiramos y nunca podremos alcanzar ni en sueños: talento musical, tres discos fantásticos (con su nombre lanzó dos, el ultimo de 1970, "Barrett"), destino de una fatalidad casi sagrada (pensamos en Holderlin, en Arnaldo Baptista de Mutantes...), guitarras que liberan las almas como aviones, bajo de aquéllos, voz entre ternura catatónioca y chillidos hichcockianos...Tal vez se cansó de ver la tele.

4 comentarios:

KuruPicho dijo...

Syd Barrett
De Wikipedia
Saltar a navegación, búsqueda
Syd Barrett
Barrett en el 2002, en Cambridge
Barrett en el 2002, en Cambridge
Nombre de nacimiento Roger Keith Barrett
Nació 6 de enero de 1946 Cambridge, Inglaterra,
Murió aprox. 7 de julio de 2006, Cambridge, Inglaterra,
Estilo(s) Rock progresivo, Rock psicodélico, Rock sinfónico, Rock experimental Indie
Ocupación(es) Musico
Instrumento(s) Guitarra, Voz
Tiempo 1965 - 1972
Discográfica(s) Capitol, Columbia, EMI
Sitio web www.pinkfloyd.co.uk

Roger Keith Barrett (* Cambridge, Inglaterra, 6 de enero de 1946 - † Cambridge, Inglaterra, 7 de julio de 2006), conocido como Syd Barrett, fue uno de los fundadores del grupo de rock psicodélico Pink Floyd.

Fue el líder como cantante, guitarrista y compositor de la banda en su primer y exitoso album The Piper at the Gates of Dawn (1967). A medida que la fama de Pink Floyd crecía, su abuso de drogas psicoactivas (especialmente LSD) fue afectándole cada vez más, llegando a incapacitarlo para actuar en conciertos o asumir cualquier responsabilidad como parte del grupo. Sólo dos años después de la fundación de Pink Floyd, Syd dejó la banda e intentó una breve carrera en solitario que fructificó en dos álbumes, tras los cuales se retiró, recluyéndose desde entonces en la casa de sus padres. Pink Floyd sobrevivió a su pérdida, pero la enfermedad mental de Syd tuvo un profundo efecto en las letras de sus nuevos líderes, Roger Waters, y el sustituto con la guitarra de Syd, David Gilmour, alcanzando bajo su batuta sus mayores éxitos (Dark Side of the Moon, Wish You Were Here y The Wall) con temas muchas veces inspirados en la desintegración de su antiguo líder.

KuruPicho dijo...

Actualización | miércoles, 12 de julio de 2006, 16:30
obituario


Muere Syd Barrett, el mito en sombras que fundó Pink Floyd
d. s.
syd barret. En sus canciones, otros mundos fueron posibles.
FRANCISCO CAMERO


sevilla. Syd Barrett, cofundador de Pink Floyd, falleció el domingo pasado a la edad de 60 años, anunció ayer una portavoz de la formación británica. Nacido en Cambridge en 1946, Barrett abandonó la banda en 1968, sólo tres años después de haberla puesto en pie, y tras haber grabado y compuesto –excepto un solo tema, acreditado a Roger Waters– The Piper At The Gates Of Down, uno de los debuts más impresionantes de la historia del rock, psicodelia palpitante, brillante y relampagueante: el marchamo irrepetible de su compositor, quien por su abuso del LSD basculó entre la lucidez dolorosa y el caos más estrepitoso.

En sus últimos conciertos con Pink Floyd, Barrett aparecía con la mirada perdida, vagando en algún punto entre el autismo y la esquizofrenia. Sabedores de su carisma de profeta alucinado, sus compañeros trataron de mantenerle al frente de la formación, a la manera de un Brian Wilson –líder de los Beach Boys, con quien el inglés compartió fronteras con la locura–, siquiera como muñeco roto portador de recuerdos maravillosos. Tal maniobra fue imposible en cualquier caso: el carácter errático y los cada vez más crípticos pasadizos por los que se deslizaba forzaron su marcha-expulsión definitiva. David Gilmour se convirtió entonces en miembro del grupo.

En adelante, la formación aseó su psicodelia, y si con Barret sus canciones ofrecían fulgores imprevisibles y abrumadores, en su nueva etapa sus compañeros se movieron en coordenadas menos audaces: megalómanos discos conceptuales, arreglos ampulosos y sinfonismo de pesada digestión. Desapareció, en suma, el genio, aprisionado en una fórmula –una de tantas– que cultivaron con fruición y autocomplacencia decenas de compañeros de viaje. Eran los futuros dinosaurios. La discografía de Pink Floyd ofreció sin Barrett momentos felices, pero la sombra libérrima y radical de éste ya no dejaría de planear sobre las nuevas canciones de la (no siempre, pero demasiado frecuentemente) fatua pretenciosidad del dúo Waters-Gilmour.

Sus compañeros, por supuesto, no lo olvidaron. Una de las muchas canciones legendarias de Pink Floyd, Wish You Were Here (Waters), está dedicada al antiguo compañero, entonces (1972) un ser fantasmal con sobrepeso y cejas rasuradas. Barrett también se acordó de sus viejos colegas, que colaboraron con él en algunos de sus discos en solitario –The Madcap Laughs, Barrett...–.

Fue el miembro más efímero de Pink Floyd, pero también el más interesante; a él pertenece, de hecho, el alma de su sonido. Músico atormentado, genio en sombras, ha sido objeto de un culto (no tan) subterráneo. Enfermo de diabetes desde hace años, vivió los últimos capítulos de su vida exiliado del mundo, al que le unían básicamente tres vínculos: su hermana (su medium con la vida real), la jardinería y la pintura. El genio oscuro ya no sueña mundos.

Rain dijo...

¿Cómo crear en una sociedad, o en sociedades desquiciadas?

si se compone canciones sin violencia mental, sin asombro o decepción, ¿qué habrá?

canciones de amor con lamentos...

unos se divierten y hacen canciones desasidas de amargura, otros crean desde el abismo,

es válido romper la quietud existencial,

te diviertes, sufres, cantas, vagas, divagas...

la cuestión es ir más allá de la esquina mental...


Syd

se fue.

Syd se quedó cantando en un vinilo....
.
.
.
.
.
.
.
.
gran salute.

Tzarel dijo...

Se harán x homenajes, pseudos reflorecimientos, ¡pasen la voz,
ha
muerto Syd!


Todo el peso de la gloria no alcanza para rezar una oración,

pagana

dionisíaca,

luciférica.

Sin embargo se escribe, y ese es el homenaje que Syd merece.

Brindemos, Syd vuelve.