kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

martes, mayo 09, 2006

Las aventuras de un libro de Arno Schmidt, ¡el muy pillo!


"El corazón de piedra", novela de Arno Schmidt que había rescatado de la feria del libro (en la época en que ésta se hacía aún en el Mall Excelsior) por unos 25 mil guarakas exactos allá por el 96, y con el vaivén de las mudanzas por barrios asuncenos llegué a extraviarlo hasta que hace poco, en el reflujo de las cosas, lo volvi a rescatar en la libreria de vieja ke queda en Azara y Montevideo por unos 15 mil guarakas!!!
El tiempo lo había devaluado monetariamente pero literariamente había crecido en mi memoria, por tratarse de una de las pocas obras traducidas al español de este autor fascinante (apenas 3 conozco, dos en Fundamentos -ésta y "La siesta de un fauno" y una en Minotauro, todas realizadas en las décadas de los descatalogados 70 y 80).Hoy que lo he vuelto a releer y subrayar copiosamente me gustaría compartir con ustedes algunos subrayados, breves pero de una delicia ke deberia ser planetaria.
 Bon apettit!


























Página 25:
"Otras sugerencias para hoy fueron: a)utilizar el detector de mentiras en candidatos para las elecciones..."
Página 34:
"al mismo tiempo que a Graham Greene se le negaba la entrada en los EE.UU:: !la hija de Franco era recibida en la Casa Blanca!"
Página 36:
"Subir: su gracioso trasero subía delante de mí escalón a escalón: los fuertes muslos trabajaban terrenalmente: las llaves de una biblioteca y una pálida buena moza: !¿qué más pude pedir un hombre?!"
Página 61:
"Gimnasia: formar letras: ella hizo de sí una T, una X, una Y; y de rodillas una Z )y otras completamente nuevas, cirílicas: a los pies se le bautizó, con un susurro, a cada uno con un nombre diferente: y el derecho ; en común la nemotécnica. El reloj de abajo empezó a bostezar sonando; 2 sones se alejaban flotando y haciendo pucheros, uno tras el otro (luego, al derramarse, se deslizaron rápidamente uno sobre otro; láminas tan delgadas))."
Página 85:
" !!!¿Ningún papel en el baño!!!?: las manos me recorrieron rápidamente todo el cuerpo; se me metían, escalando, en todos los bolsillos: Dios mío, no puedo de ninguna manera -¡usar los diminutos billetes de tren! En el abombamiento del pantalón: ¿?: -¡Madre mía, qué situación de nuevo?: Debo cortarme el pelo e intentarlo con él, en la funda del reloj había un trocito de fieltro rojo del tamaño de un huevo: ¿para secar? -ay Dios: ¡pañuelo! Y arrancar algo de la camisa, claro. -(Pero después encontré un cuadernito y utilicé todas las páginas:¡qué locura! ¡¿Cómo es posible que éstos no dejen nada colgado?!)"
Página 93:
"Así que recompensación (¡cómo si no fuera suficiente!): ¿¿la iglesia antigua?? -Observar la torre científicamente asqueado: ya a simple vista se veía que el punto de intersección de las diagonales de su planta rectangular y la proyección de la viga de la cúpula no coincidían con la garantía suficiente: ¡no puede uno fiarse de las construcciones eclesiásticas! (Como podría asegurar cualquier agrimensor: ¡ningún geodasta en su sano juicio elegiría, a no ser que no hubiera otra cosa, torres de iglesia como puntos trigonométricos! Sin tener en cuenta las obras de remodelación y reparación (que dificultan un redescubrimiento posterior y siempre necesario) y las agudas oscilaciones pendulares, producidas por los golpes de viento: intente usted divisar con un instrumento sensible, desde la torre de una iglesia, otra situada a 30 kilómetros de distancia: ¡pensará que está sentado en una mecedora! Además, por si fuera poco, la mayor parte de los entramados de los tejados sufren notables deformaciones seculares; por desecación y radiación solar, regularmente por un solo lado; por precipitación y presión constante de la dirección habitual del viento: ¡sólo por esto estaría demostrado el ateísmo!"


















Extraído de "El corazón de piedra", Arno Schmidt, editorial Fundamentos, colección Espiral (dirigida por Julián Ríos),Madrid, 1984

2 comentarios:

Alejandro Donnantuoni dijo...

Gracias, Kuripi, por leer y comentar al amigo Arno Schmidt. Llegó a mis manos en una feria callejera de libros usados su novela La república de los sabios, obra interesntísma. Yo creía que era la única traducida a nuestra lengua, y me entero por vos de esta otra. No puedo conseguirla acá en Argentina, sabés (o sabe alguien) si se editó aquí? Gracias

Alejandro
donnagar@uolsinectis.com.ar

KuruPicho dijo...

fundamnetos , españa, colección espiral a cargo de Julián ríos, años 70 ponele;(