kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

jueves, abril 06, 2006

Discurso del Mons. Lugo en la marcha "Dictadura Nunca Mas"

- Mis queridos Compatriotas: Estamos congregados, aquí cerca del Congreso Nacional. El Congreso Nacional donde se elaboran las leyes, donde juzgan los hombres de estado. Donde se declara la paz, cuando es necesario y justo. Y aquí, aquí está la Resistencia Ciudadana, representando a la gran mayoría, a esa mayoría muchas veces silenciosa, que aparentemente calla pero no otorga. Somos la mayoría los ciudadanos que queremos un destino mejor para la Patria. Un destino mejor para los niños y jóvenes y estamos convencido que eso es posible. Nos convocan hoy a esta plaza pública dos cuestiones bien concretas: La violación de la Constitución Nacional por parte de cinco miembros de la Corte Suprema de Justicia, y la intención presidencial de inaugurar en el país una nueva dictadura. Y nuestra respuesta es bastante clara: ¡Dictadura, Nunca más en el Paraguay! Y que a ningún antojadizo se le ocurra intentar instalar de nuevo una dictadura de ningún signo en el Paraguay, porque como dice la canción en este caso: Allí, nuestros pechos serán las murallas que detendrán y condenaran definitivamente al olvido todas las intenciones autoritarias. Si los Ministros de la Corte, que pisotearon la Carta Magna, aún tienen sangre en la cara, les pido, les suplico, les ruego en nombre de este pueblo paraguayo que presenten su renuncia. Y si no lo hacen, que el Congreso Nacional, ¡viabilice el juicio político que se merecen!, por haber defraudado la confianza de los ciudadanos paraguayos. No nos cansaremos de gritar justicia para todos, e igualdad ante la ley. Y si al Presidente de la República, al ciudadano compatriota Nicanor Duarte Frutos, si a él le resta algo de mesura, que renuncie a sus pretensiones autoritarias, pidiendo perdón ante todos por todos sus últimos descabellados y absurdos. Tanto los Ministros de la Corte como el Presidente de la República, juraron ante Dios y la Patria defender y respetar la Constitución. Hoy, ¡La Patria les demanda!. Y les demanda poniéndose en pie. Hijos de una sufrida y castigada Patria, han renunciado a sus diferencias para converger sobre los sueños e ideales democráticos, y libertarios, que nos aproximan. Y el resultado es claro, incuestionable. Es posible avanzar juntos, y esta imponente movilización es el testimonio vivo de ello. Las organizaciones civiles, los gremios de trabajadores urbanos y rurales, los partidos políticos, los jóvenes y las valientes mujeres han dado una muestra de madurez inédita para hacer posible este gran encuentro. Y quieren de una sola vez, y con una sola voz que habría que poner a la Patria en primer lugar. ¡El pueblo unido, jamás será Vencido! Así nació la resistencia ciudadana, espontáneamente. Sin que a nadie se le arrée ni le obligue. Sin que a nadie le presionen de ninguna manera, y sin despilfarrar ni un centavo del Estado Paraguayo. Y estamos aquí libremente, para gritar con firmeza que sea respetado el Estado Social de Derecho. La razón es simple de entender. El Paraguay soporta en estos últimos años días sombríos. Los campesinos, nuestros compatriotas, viven en condiciones de pobreza, sin que se les asista de manera adecuada. Se los asiste con mentiras y engaños. Los productos cada vez tienen menos valor, y en muchas regiones campea el hambre. Los trabajadores urbanos han experimentado una pérdida salarial, sin que se les atiendan sus reclamos. La realidad de los centros urbanos está dominada por rasgos como el desempleo, la violencia y la prostitución. Y miles de jóvenes salen, lastimosamente, forzadamente, de nuestra patria dejando sus familias, sus novios, sus novias, su terruño buscando días mejores en países lejanos como España. Mientras nuestros jóvenes salen, conocidos exponentes de grupos mafiosos, pasean sin descaro sus tristes existencias por las calles de esta capital y por las páginas sociales de los diarios. Soporta Paraguay, y es triste admitirlo, una dramática inversión de valores. Hoy por hoy, los decentes y los íntegros son relegados. Mientras que se premia a los mediocres y a los delincuentes. Se soporta también una tremenda crisis de credibilidad. La hipocresía y el cinismo han ganado grandes proporciones. Es necesario que los dirigentes políticos de nuestro país sean responsables, en particular aquellos que fueron elegidos como representantes de la ciudadanía en el parlamento, para recuperar los valores históricos de la ciudadanía en Paraguay. A nadie escapa que existe una falta de credibilidad de la ciudadanía, hacia sus dirigentes. Para que recuperen esa confianza es imprescindible que veamos señales concretas de que hay una voluntad de cambio, y dejar los pequeños pactos bajo la mesa y pensarlo todo en beneficios personales o sectoriales. Este tipo de práctica son los que alejan a los ciudadanos de sus dirigentes. El problema que nos obliga hoy a los ciudadanos a manifestarnos, es la falta de integridad de los Ministros de la Corte, nos demuestra que en la designación de estos altos Magistrados deben tener una importancia central: La probidad moral, la capacidad intelectual, la honradez y la valentía antes que la pertenencia a tal o cual partido político. Que triste compañeros, que triste y denigrante es ver a los candidatos de la Corte pasearse por los pasillos del Congreso, haciendo lobby, pidiendo votos, para después encadenarse a tal o cual bandería política. El mensaje que hoy deben entender sus magistrados, el Presidente y sus Ministros, los parlamentarios en general y quienes ejercen cargos de representación en el Estado es que la ciudadanía está siempre alerta y no admitirá ni mentiras ni medias verdades que intenten ocultar las ambiciones de poder absoluto de ninguno de ellos. Y cuando hayan abusos, cuando se pisoteen la Constitución y las Leyes, cuando no se cumplen las promesas, el pueblo se va a movilizar y va a reclamar a sus representantes, pero con firmeza y con el convencimiento de que quienes ejercen esos cargos lo hacen en nombre de la gran mayoría, y solo deben responder a los intereses de todo el pueblo antes que a grupos de poder, o a personajes con ínfulas monárquicas. Esta manifestación, esta unidad de organizaciones sociales y políticas, demuestra claramente que la ciudadanía está cansada de esta situación a que han llevado a nuestro país. ¡Ikueráima Paraguái! Y sería bueno y prudente que las autoridades nacionales y los que ejerzan cargos de responsabilidad en la República que existe este hartazgo y hagan algo al respecto. Compatriotas, que Dios ilumine a todos en la búsqueda de un futuro distinto para el Paraguay. Se quiere un Paraguay próspero, con mayor equidad social, y con respeto irrestricto a las normas de convivencia democrática. ¡Viva el Paraguay! ¡Viva la juventud paraguaya! ¡Viva la mujer paraguaya! ¡Viva el Paraguay Democrático!

No hay comentarios.: