kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

lunes, febrero 20, 2006

Somoza is dead en Asuncion, 17-IX-1098, 10 am

...en Asuncion vendian autos de 3 precios: un auto que no podia entrar ni en Argentina ni a Brasil valia mil dolares, por ejmplo; si podia entrar en uno de los dos paises, costaba tres mil, y si era totalmente legal, que podia entrar a todos, se cotizaba a diez mil, que era el precio oficial. ... la idea de tomar un taxi y decirle al conductor: "mire, voy a una peluqueria que me dijeron esta a dos cuadras de la casa de Somoza". El taxista paro en la primera comisaria y ahi pregunto. La policia le respondio: "Queda en la avenida España... El kiosko era una especie de garita que estaba alldao de un bowling (Panorama bowling center,NOta del bloggero)... ...Barajamos varias alternativas hasta que decidimos que lo mejor era arguir que ahi viviria Julio Iglesias... ...El armamento con que contabamos era una bazzoka RPG2, que era de origen chino y se compraba facilmente en el mercado internacional; despues de la guerra de Vietnam, en America Latina se conseguian sin mayores problemas. Dos ametralladoras Ingam. Las otras armas eran un fusil M16 y dos pistolas... 17 de setiembre de 1980, 10 AM Ahi recibi la señal, que simplememte consistia en el color del auto:"blanco-blanco" fue (es decir, era el blindado). sali hasta casi la vereda, vi el auto, di la señal en el momento que estaba previsto darla, salio Santiago (Hugo Irirzun), el Gordo (Roberto Sanchez) se acomodo con la camioneta y corto el transito, pero escuche un ruido y cuando me di vuelta vi a Santiago en el suelo: el cohete habia fallado, no habia salido de la bazzoka y el estaba cambiandolo (solo teniamos dos cohetes...). El transito quedo parado y aparecio el auto en frente mio, justo en frente, como a trtes metros, y ahi se quedo parado. Al mirar, de entrada me sorprendi: el chofer no era el mismo, no era genie (el chofer- General, famoso torturado en Nicaragua) y Somoza no iba adelante como siempre hacia sino que iba detras y a su lado iba otra persona, un financista colombiano. Atras venia el vehiculo de la custodia con cuatro o cinco guardias (que eran paraguasyos). A esa altura ya tuvimos que sacar las armas Y Roberto y yo disparamos, porque Santiago habia quedado en esa situacion comprometida. Nosotros disparamos sobre el auto de Somoza hasta que los custodios comenzaron a dispararme; yo me quede sin municiones y, frente a eso, Roberto disparo sobre los guardias con un FAL y saltaron los ladrillos de arriba del paredon, lo que los obligo a agacharse. Eso me dio un aire para entrar en la casa y tomar una ametralladora, que era el arma que teniamos de repuesto. Santiago tambien entro conmigo, ya habia cambiado el cohete y, desde adentro, desde la puerta de la casa, disparo con la bazzoka sobre el Mercedez blanco. El cohete aniquilo al auto. Los custodios dejaron de disparar. Todo sucedio en cuestion de segundos. Salimos con la camioneta sin darnos cuenta de que hab{ia sufrido averias por el tiroteo. Doblamos hacia la izquierda en la prmera esquina saliendo de la calle España, y a treinta metros el vehiculo se detuvo, no anduvo mas. Obviamente despues de semejante situacion no habia nadie en las calles, ni siquiera otros coches. Hasta que aparecio un auto de frente; lo paramos, hicimos descender al conductor y nos fuimos en ese auto. Los tras, Santiago (Hugo Irurzun), el Gordo (Roberto Sanchez) y yo (el Pelado Enrique Gorriaran Merlo... del libro Memoria de Enrique Gorriaran Merlo. De los setenta a La Tablada. Editorial Planeta, Buenos Aires, 2003, pp. 404, 405, 406, 407, 408, 409, 410.

No hay comentarios.: