kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

miércoles, febrero 15, 2006

Montserrat Álvarez: inéditos ahora en la red

Consagración de lo diverso Una lectura de la poesía peruana de los noventa Luis Fernando Chueca En el mismo "espacio", aunque con una modulación distinta, se puede ubicar Zona dark (1991), de Montserrat Álvarez. Con justa razón su propuesta concitó gran interés(1), pues se trata de un libro sólido y muy versátil tanto en el manejo del lenguaje, como en la construcción de sujetos poéticos y en el uso de fuentes poéticas y filosóficas. No se trata de un malditismo meramente urbano, pues a lo largo de las quince secciones del libro se construyen varios escenarios, en los que si bien lo urbano es fundamental, no es, de ningún modo, único. La sensación de caos y clima apocalíptico, además, no están necesariamente unidos a una escenografía callejera del deterioro, sino a personajes que ponen en escena una dinámica de relaciones en la que se evidencia el eje fundamental del libro, este sí de raigambre maldita: la mediocridad burguesa es puesta bajo el severo ojo (de diversos modos y a través de hablantes y personajes diferentes) del autor implícito(2) del libro, cuya posibilidad de juicio, y por ende su posición superior, están basadas en el conocimiento de la "verdad"; es decir, en la lucidez que le permite develar la miseria humana realmente existente bajo la apariencia de normalidad. Otros rasgos que nos permiten ubicar este libro dentro de la corriente de revitalización del malditismo son, además de las notorias marcas paratextuales(3), la deseada autoexclusión del autor implícito (definido por la superioridad mencionada y el consecuente desprecio a/de los otros, los tranquilamente instalados en el seno de la sociedad), el nihilismo, el repudio por toda forma de colectivización, la actitud contracultural y el demonismo (la devoción al dios del mal). También el lenguaje, irónico, directo y agresivo, que incorpora sin tropiezos rasgos de la oralidad de la jerga citadina que alimenta una voluntad antilírica y urbana o se desenvuelve en un registro que homenajea la dicción de las Flores del mal (4). NOTAS: (1) Y hasta ahora se le puede seguir reconociendo como uno de los libros más importantes entre los poetas del 90, aunque el tiempo haya hecho su trabajo de desgaste sobre algunos cuantos poemas, que parecen ser, sobre todo, el resultado de un formulismo inteligente. (2) Utilizo la propuesta que, para la narrativa, recoge Mieke Bal: "El término lo introdujo Booth (1961) para comentar y analizar los conceptos ideológicos y morales de un texto narrativo sin precisar de una referencia directa a un autor biográfico. En el uso que hace Booth del término, éste denota la totalidad de los significados que cabe inferir de un texto, y no la fuente de dicho significado. Sólo tras interpretar el texto sobre la base de una descripción textual, se podrá inferir y comentar al autor implícito. Además, la noción de autor implícito no se limita, en este sentido, a los textos narrativos, sino que es aplicable a cualquier texto." Bal, Mieke. Teoría de la narrativa (Una introducción a la narratología). Madrid, Ed. Cátedra, 1995; p. 125. (3) Como el título -que alude a la oscuridad y al discurso de los rockeros subterráneos-, la sombría foto de la autora y el texto de autopresentación de la contracarátula: "En el año de 1991, fecha de tantas muertes y nacimientos, yo, la bien o mal llamada Montserrat, por todos conocida y deplorada, decidí escribir, para las humanidades venideras, unas líneas que no significasen nada en absoluto". (4) En los alejandrinos rimados y organizados en cuartetos de la sección que da nombre al libro: "Zona dark". (Aparecido en Lienzo 22, Universidad de Lima, 2001; pp. 61-132) OUROBOROS PARTIDO AL MEDIO La poesía paraguaya de fin de siglo y sus proyecciones 1977-2004 Jorge Montesino 2004 Montserrat Álvarez escapa a la lógica de las "líneas poéticas" trazadas en este trabajo por el simple hecho de provenir de la experiencia poética peruana. Su poesía ha sido criticada en innumerables ocasiones. Se ha dicho por ejemplo y con precisión que es parte de las últimas expresiones de "malditismo" dadas en los primeros años noventa en la poesía peruana. Montserrat ha mantenido ese malditismo, que proviene de su libro Zona Dark editado en 1991 en Perú y luego en Paraguay, en sus libros posteriores: en la nouvelle Espero mi turno, en El poema del vampiro y en Underground, dándole a su poesía un aire renovado dentro de la tendencia. Esa adhesión a la expresión "maldita" le ha costado, de parte de alguna crítica, el adjetivo de "nihilista" en varias ocasiones y también la ha acercado a las tendencias vanguardistas, pues el trabajo de las formas en concordancia con esos contenidos le obliga a buscar recursos efectivos y novedosos. El dossier de la revista Zurgai (junio de 1994, Bilbao, España) que se ocupa de la "poesía femenina" peruana desde los años 60 en adelante, selecciona sólo a seis poetas y entre ellas a Montserrat Álvarez de quien dice en la introducción a la muestra y refiriéndose a su primer libro publicado Zona Dark: "…trabajado a conciencia, el verso la mayoría de las veces sale limpio, puro. A veces es recia. Dice las cosas casi con rabia. Maldice. Descalifica. Denuncia. Sus emociones no rompen con la pauta poética en ningún momento. (…) Deambula por la ciudad. Descubre seres horrorosos. Sobre todo hombres cuya alma hiede. Y los denuncia como si los estuviera señalando con el dedo. A su valentía suma el arte." Afincada definitivamente en Paraguay, Montserrat Álvarez concebiría y desarrollaría un libro extraño, en el cual conviven tres supuestos autores: Carlos Valdemar, Montserrat Álvarez y Roberto Boursiac y tres géneros literarios diferentes: la poesía, el estudio filosófico y la polémica, se trata de El poema del vampiro, obra que fuera extensamente comentada por el poeta Emilio Pérez Chaves, algunas de cuyas opiniones dejamos a continuación por lo significativas que resultan para cualquier crítica que se emprenda en adelante de esta obra: "Con astucia y sabiduría, con imaginación y técnica, borra las fronteras de los géneros literarios en lo que tienen de esquemático, rutinario y convencional. (…) El predominio de elementos no convencionales transforma al libro en una obra de sorpresas constantes y paradojas frecuentes. (…) El libro resulta un acertijo que está en clave. Parte de su estética reside en un enigma que no es revelado y que el lector debe descubrirlo al concluir la lectura" Acierta Emilio Pérez Chaves cuando habla de claves, acertijos, técnica, enigmas, todas características o partes de mecanismos de relojería. Los poemas y las narraciones (sobre todo se nota en estas últimas) de Montserrat Álvarez, además de lanzarnos a la cara su escupitajo de asco al mejor estilo punk o como se llamaba antes: "de los malditos" tienen una "armazón", una intencionalidad hiper-racional que los hace maquinaria "destinada a". Esto es lo que encierran los cuentos que incluyó en aquel libro compartido con su padre (Doce esbozos haitianos y un cuento andino), en su nouvelle, en este libro al que se refiere Pérez Chaves y en sus dos libros de poemas. No por nada es amante de la obra de Henry James y sobre todo de Las alas de la paloma. Para cerrar estos párrafos dedicados a Monserrat Álvarez hay que decir que ha sido invitada, en su período "paraguayo" a numerosos encuentros internacionales y ha participado en innumerables eventos literarios, además de conducir el café filosófico de la ONG Orbis Tertius y hoy en día el Taller de Filosofía del Centro Cultural de España "Juan de Salazar". Montserrat continúa, pese a los años que lleva en Paraguay, reivindicándose peruana, y formando parte de las antologías de su país, pero la casi totalidad de su obra fue creada en Paraguay y permeada por el tono, la textura e incluso los vocablos, aun resistiéndose, de este país. No se quedó aislada en la poesía peruana.. Su obra es tanto o más paraguaya que la de cualquier otro aunque sea parte del equipo de "extranjeros" de este grupo en el que también están Montesino y Diegues cada uno con sus particularidades MONTSERRAT ÁLVAREZ (Zaragoza, 1969) De ZONA DARK (Lima, Perú, 1991) Paradoja Todo hombre bueno tiene dos ojos como dos peces naufragando en un grueso mar de lentes atónitas Todo hombre bueno tiene una boca entreabierta de la que se descuelgan (como hilos de baba —pero con sorprendente regularidad—) consejos y consejos y consejos Pero lo más repugnante de todo es que cada hombre bueno tiene dos manos húmedas que lo auxilian en la emotiva tarea de ganarse a alguna pobre criatura pecadora mojándole la frente o las manos respectivas con su bondadosísima transpiración Y así todo hombre bueno genera —oh paradoja— precisamente aquello que quiere destruir: las más bajas pasiones, el odio más siniestro. Vegetación miraflorina (Los ricos también lloran) Feas en su belleza uniforme pasean con ropas relucientes a la última moda Bajo el sol, el chillón color de sus cabellos es aún más amarillo —ciegan, qué duda cabe— Los suyos les darán lógicos matrimonios, planificadas vidas, besos planificados Caerán los años sobre su bronceada desnudez sin poesía Envejecerán en medio de sus baños sauna y de sus aeróbicos Y un día enfrentarán en silencio el espejo y clavarán sus ojos en los ojos de vidrio Y ya será muy tarde para abrirlos Circe Parias con nuestra sangre han comprado los hombres sus altas torres donde se guarecen de vicios ancestrales Somos las malas sombras de sus noches Como extranjeros son en sus propias ciudades: la vida que hay en ellos es la nuestra porque para nosotros es que brillan las luces y anuncia sus caminos el cemento Para vivir jamás pedí permiso para morir tampoco y nunca me arrepiento de mis actos Parias la fealdad de sus vidas compradas de su legalidad y de su hastío doblará sus espaldas arrugará sus frentes Cuando no sirvan más los dejarán los suyos al borde de una zanja como engranajes rotos Los desprecio y desprecio su desprecio Mi orgullo es alto como mis caderas Lo alimenta el respeto de mis bestias, mis animales bajo mis caricias Ellos son mis hermanos / Los hombres no me importan Morirán como mueren los esclavos Yo seré interminable La metamorfosis Una mañana Gregorio Samsa se despertó y vio que sus manos ya no eran de carne y hueso sino precarios recortes de papel. Acobardado, quiso retener con ellas lo último de noche que quedaba, para evitar el día inevitable, el vil enfrentamiento con sus viejos y con todo el resto del género humano, pero eran inútiles recortes de papel. Quiso lavarse la cara, peinar la cabellera, que le daba un aspecto feroz, pero temió mojarlas y perderlas, a esas tristes miserias, su único tesoro. Quiso llamar a alguien, mas se dijo yo ya no tengo hermanos, mis hermanos ya no son mis hermanos. Entonces vio, pegados al cristal de la ventana que tenía a un costado de su lecho, manos que un día fueron carne y hueso, rostros de seres que fueron humanos. Entonces comprendió: "Somos los desterrados de la vida", se dijo, apartando las sábanas, se levantó del lecho, abrió la puerta, salió a la madrugada ensombrecida. Afuera, aquellos hombres de manos de papel le volvieron la espalda, para huir con la noche de aquel lugar en el que amanecía. Samsa empezó a seguirlos; sin volver la mirada hacia atrás, sabiendo que sería inútil todo adiós, se adentró en la humedad de las últimas sombras, abandonó la luz de los días futuros, abandonó la casa paterna, para siempre. Monólogo de Marilyn Monroe antes de suicidarse Yo de nada me quejo: en este mundo jamás hubo una víctima: sólo existen culpables Yo no tengo miedo de la vida La vida no es aquel envejecer suburbano que pudo destinarme el dios de la rutina, las carnes flácidas de los delantales manchados de miseria cotidiana Yo no tengo miedo de la vida Y pienso en todos aquellos jóvenes vaqueros solitarios que partían heridos de muerte sobre el lomo de algún caballo fiel, asesinados por la humanidad, rumbo a un salvaje ocaso en technicolor La vida es aquel súbito desafío del alma que puede levantarse en cualquier noche incógnita, las bebidas azules en la luz estelar de las constelaciones de una ciudad maldita No ha de sobrevivirme ningún hombre: Yo seguiré riendo en la última luz de neón que se refleje sobre el líquido de la última copa que alguien levante y beba. Ars poética La poesía debe ser como el amor, asunto raro de bichos raros de largos dedos sensitivos La poesía debe ser como el amor, refinada y violenta y que haga daño y muerda sin llegar a romperse ni a romper Pero a veces la poesía debe llegar más lejos que el amor y más lejos que todo Y romper cosas De CUATRO POEMAS Y UN MANUSCRITO (revista El Augur, Asunción, Paraguay, 1993) Tomates, tomates… Tomates, tomates, hijos de la sangre, grandes nabos, blancas fibras de la luna, espléndidos apios, locos de remate, amo vuestra dulce vocación cantora de llenar de fauces más de mil y una en la oscuridad de las altas horas. De verdes anhelos está llena mi alma, de jugo de berros, de sangre de palta, de los entremeses, los engañabobos, la lengua del pato, la boca del lobo, el huevo del dodo y el del avestruz, la vaca sagrada que hunde la testuz en la fuente ansiada –la transustanciada sangre de Jesús– Abrid vuestras bocas hambrientas, hermanos, al maná que blanco tiembla en vuestras manos al maná de ciegos y de comedores, al maná de cojos y devoradores abrid vuestras bocas hacia este futuro, extended a él vuestros brazos duros, que nuestros estómagos enormes y magros llegarán celestes, oleosos milagros. Cuán grato… Cuán grato el sordo fluir de la propia insustancia el ser transeúnte no siendo jamás en un punto; esencia que, fluyendo, se aniquila a sí misma en su inconstancia cuán absurdo este no ser que está siendo, sí, qué drama curioso este discurrir no-verde de las no aguas que, imposible, es y no es fin, inicio, nudo y trama Cuán grato el sordo fluir es de la propia inconsciencia, renunciar al acto, al hecho a la obra y a la ciencia ansias ilusas de ser que son del no-ser la suerte cuán burdo engaño la vida, que de sí misma se muere como de mortal herida, y cuán perfecta la muerte. Aquel que a solas… Aquel que a solas se inclina sobre el plato en el vacío comedor del pecho, aquel que baila, aquel que se emborracha de doliente alegría, aquel que se contempla en el espejo Aquel que a solas se inclina sobre el plato humeante y sorbe tenaz, pacientemente, con humildad la vida, gota a gota, sin pedir nada a cambio Aquel que engulle la limosna enjuta sin saber quién la da ni para qué, aquel que enjuga con su pan los restos serenamente, sin pensar que un día… Ese que de mi mano ha de comer, ese que aguarda en ese paradero, aquel que baila, aquel que se emborracha, aquel que se recoge para hundirse en la negra pantalla de su sala El que cierra las puertas de su casa por miedo a los ladrones, el que enciende la estufa, el que trajina para comprar el pan, la sal, el agua, para cuidar la dádiva mezquina, el pobre cuerpo, la fugaz limosna de ser para no ser, al fin un día Polvo que el viento anima brevemente mas deja caer, de nuevo, al suelo, muerte por un segundo vuelta vida, silencio roto, pero, al fin, silencio Hermanos míos, ilusos, ingenuas, inocentes madres mías, hijos míos sin número, esposos incontables, hijos huérfanos míos, cada uno precioso: ¿qué he de hacer por vosotros? ¿qué puedo yo hacer? –esta pregunta de día me consume, de noche me desvela, no me deja –¿qué he de hacer, qué he de hacer por vosotros? La vida… La vida, la vida, la vida: ¿qué es este torbellino que nos atrapa el alma y nos encierra como en estrecho círculo de insania? ¿qué es esta conjunción de sinsentidos que a diario y diariamente nos arrastra al núcleo monocorde de su trama cenagosa, incesante y arbitraria? ¿Deberemos beber desde su entraña su oscura secreción de oscuridades –ya queridas, ya odiadas–? ¡Qué pregunta! El tiempo, que confirma mi sustancia, humano es, como todo en esta taza de cicuta tan dulce y tan amarga ¡Apurar de un tirón, hasta las heces, el veneno mortal de nuestra nada! ¿Qué otra cosa debemos –o podemos– hacer? ¡Si nada somos, o, por mejor decir, si somos nada! De UNDERGROUND (Arandurá, Asunción, Paraguay, 2000) TENGO UNA SERPIENTE Tengo una serpiente entre las piernas un enigma en la cara un as en la manga Tengo una serpiente entre las piernas un nudo en el cuello una aparente calma Un haz de luces que desdeña todo lo que los necios ven y piensan Un alma que sueña y que sueña Tengo una serpiente entre las piernas que muerde y envenena a los vivientes que emponzoña las pieles de las bestias Tengo una serpiente entre las piernas que anhela devorarte con su alma de fiera Soy aquella que se yergue en las tinieblas aquella que no posee sino sus garras y dientes y pese a todo quiere poseerte Yo soy aquella que desnuda se yergue a la desnuda luz de las estrellas y sobre los huesos de los muertos muere Porque tengo una serpiente entre las piernas como un río de fuego como un tenue demonio como un callado cielo Como un callado cielo ELOGIO DE LA NOCHE Nada hay en el día que me atraiga; el crepúsculo es como un amanecer para mi alma, y este anuncio de las próximas sombras da una oscura alegría a mis entrañas La noche trae consigo un negro mundo insondable, y su extraña belleza transfigura las cosas más feas, insuflándoles un alma nueva y misteriosa que purifica de todos sus pecados la tierra Tórnanse extraños, sagrados, todos mis rituales solitarios Sagrados el fulgor y las azules espiras de mi tabaco De mi copa el licor, también, sagrado De lo Eterno la casa misteriosa, de arquitectura ciclópea, son las sombras en las que reina mi sombrío fuego, y un horrible placer llena mi pecho y el atroz universo Más lejos que en el día llega la mirada durante la noche, y más los ojos ven en las tinieblas que en la luz engañosa y los falsos colores y formas de las cosas rutinarias Adentrando la mirada en la oscuridad impenetrable –¡aunque esto sea una contradicción!–, de la negrura plena en la intangible calma, penetra el hombre en su propia infinitud, borrándose los límites, mas también las distancias, y accede así a un espacio superior al espacio terreno: el de su alma A UNA VIEJA "¡las regularidades matemáticas me fascinan!" –exclamó la rubia teñida Y: "¡NO-NO-P EQUIVALE A P!" (con su ridículo "NO-NO-P" quería decir "negación de negación de ‘p’ ") "¡las regularidades matemáticas me fascinan!" –exclamó la vieja puta Y: "¡En el logotipo de Benetton veo una regularidad acromegálica, pitagórica, mayéutica!" Yo le dije: "Vieja puta del Infierno que serás coronada de laureles otras doscientas veces es mejor que cierres tu boca barbuda porque yo podría enfurecerme y entonces si te degüello de tripas a rabo el cuello te saldrá por el cogote PORQUE TU ALIENTO REDUCIRÍA A POLVO los mástiles más altos de los barcos PORQUE TU CULO ES DE AIRE ACONDICIONADO, y tu boca, una cochina máquina de vomitar libros de malos versos malas artes mal aliento VIEJA NARIGUDA ay de ti si no aprendes a olerle el culo al Diablo PORQUE A ESO ESTARÁS DESTINADA una vez –una bendita vez– que –¡destripaterrones! ¡desgarramantas! ¡CUERNOENPANZA!– hayan callado las torpes loas de tos satélites, hayan callado los cielos y la tierra, yo misma haya callado, Y, FRÍO YA EL SOL, tus vanas glorias se hayan evaporado como el hielo AH EXTINCIÓN BENDITA DE ESTE MUNDO IMBÉCIL AH BENDITA EXTINCIÓN DE LOS VENENOS Ah, bendita extinción de la maldita sierpe que, estéril ya, aún pare hijos y, frígida, chilla en orgasmos fingidos Bendita el águila y bendito el nido de tu condena, enana yerta, corcovada y negra ¡UF! INSTANTE X escancia la cerveza, y mientras escancia brillan sus ojos con febril mirada Yo contemplo la elegante, fina mano que la botella levanta con tanta gracia Es de noche sobre Asunción, y el invierno se está yendo Como X, otros muchachos, en iguales o parecidas circunstancias, escancian la cerveza en la noche estrellada Y otros tantos lo harán, a lo largo de los años y los siglos venideros Pero que quede claro: sólo X, en este fugaz instante irrepetible, y de ello dan fe mi tinta y mi palabra, es capaz de escanciar con tanta gracia y de mirar con tan febril mirada RAPOSA Os querría contar de la Raposa Ahora que estamos aquí, todos con todos y nadie con nadie, en la foresta umbría, la recuerdo Era un ser de los bosques, rojo y fiero Huraña y altiva, cultivaba su misantropía entre las sombras, en ocultos rincones, donde no llegaba nadie Yo la observaba largamente, y ella me miraba con franca hostilidad Pero tenía hambre, y la obligué a quererme Recuerdo aquella magnífica primera mirada de agradecimiento Yo la comprendía Yo siempre fui como ella yo siempre tuve miedo Pero algo se quebró en su interior merced a mi silente persistencia Algo, una rígida coraza, un catafracto de hielo y de fuego, una armazón de acero, y nos miramos a los ojos Y luego desapareció ¿Balazo? ¿Veneno? No lo sé Sólo sé que paseaba su silueta desgarbada para mi recreo, y me lamía la mano Era feroz, y los hombres le temían Pero a mí me lamía la mano Quiero que sepáis esto, antes de que su recuerdo se pierda para siempre en el pasado Los hombres y las fieras se odian entre sí por un fundamental malentendido La prueba es mi raposa Ella me miraba sin temor al rostro, y yo a ella, y, ya veis, ahora que la he perdido hasta tengo como un puñal clavado en el abdomen, y no sé No sé Nunca fue hermosa Su pobre rabo perdía pelo, su cuerpo tenía demasiados huesos Pero lamió mi mano y me miró a los ojos Y luego desapareció Desdeñosa de la maldad y la vileza de los hombres, buscó la soledad de los bosques, el silencio de la tupida floresta para rumiar sus temores, y vivió a salto de mata, cazando aquí alguna paloma, aquí alguna gallina Y luego desapareció Era un bicho desgarbado y triste, lo sé, pero lamió mi mano ¿Quién pudo hacerle daño? Por culpa mía, quebró su desconfianza justificada, abrió su corazón a un ser humano, lamió con su tibia lengua de terciopelo mi diestra indigna Y luego desapareció Saltó por un instante entre mis días, correteó llena de júbilo por vez primera, me miró a los ojos con los suyos hondos, graves y melancólicos, en los que anticipaba la traición implacable de este género vil, y su destino, y luego desapareció A SATANÁS En aquellos días y por aquel tiempo, las noches eran largos festines de lujuria, de vino, de veneno, de muerte y sacrilegio Yo me embriagué mil veces Las noches eran largas revelaciones de desnudos torsos, de afanosos esqueletos, de volutas de humo Comulgué, sí, comulgué con el Diablo Le canté mil veces en mis versos; nadie se percató ni me excomulgaron; ni mis sacrosantos, respetables padres, ni los curas Luego probé la mendicidad, acuñé monedas con mi efigie, fui reina y prostituta He conocido las alturas de la santidad, de la unión mística con el Dios terrible, y los abismos de la profanación En mí se han profanado todas las criaturas He hecho de todo, señores: de pie, de costado, abajo, arriba al revés incluso –¡y vaya si es difícil!– Con éste, con aquél, con aquel otro, ¿con quién no? Nadie puede ufanarse de haberme poseído Yo los engullí a todos, como un ogro engulle a las princesas inocentes; entre mis largas piernas bebí su sangre Yo bebí su sangre yo los dejé exhaustos Yo he salido invicta de todos los abrazos; ninguno pudo nunca someterme Éste es mi triunfo; éste es mi pesar Ved con qué nobles palabras puedo hablar de mis ruindades, de mis vicios, de mis siete pecados capitales –pero no divaguemos, no escurramos el bulto– A lo que iba: en medio de todo esto, yo te amaba; sí, te amaba, mi dulce Satanás, que me diste a beber entre tus rojas manos el vino turbulento de la furia, que me enseñaste la locura de la alegría y la alegría de la locura Contigo me emborraché cada noche, y ahora que no te rindo culto a ti ni a nadie, que he crecido en libertad y no voy más a tu iglesia, sino que por mi propia cuenta me embadurno con cerveza y retuerzo el pescuezo de las botellas, sueño largamente contigo, y sé, sé que sabes que he de volver a Ti, si alguna vez me he ido, sí, sé que sabes, sé que sabes, mi dulce Satanás Me he armado contra Dios y Sus tentáculos Sus tentaciones, Sus trampas Me he armado y no tengo perdón ni salvación ni temor, porque me aguardas entre tus ígneos resplandores, y ahora que acaricio mi sexo con mi desteñido vaquero sé que me tienes y sé que te tengo –¡ah, es magnífico!– igual que tantas veces, mi viejo compañero DOS POEMAS DE MONTSERRAT ÁLVAREZ TRADUCIDOS AL ALEMÁN POR EL POETA WOLFGANG RATZ. So ehrenwert Und warum rauche ich friedlich meine billige Zigarette und sitze auf einer fetten und überdrüssigen Welt anstatt meinen Nächsten zu morden Warum überfalle ich keine Bank und verbrenne die ganze Kohle anstatt die Nägel der Feigheit zu beißen Und warum lasse ich nicht Blut auf den Kosmos regnen um von Neuem das Chaos herzustellen und den Dingen die Patina der Neuheit zurück zu geben Warum Und sagen Sie es mir, Euer Ehren Euer Hochwohlgeboren Sie, der Sie soviel wissen Sie, mit Ihren Lehrstühlen an den philosophischen Fakultäten Sie, gewesener Held von dreißig Revolutionen Sie, der Sie die Jugend erziehen Sie, der Sie beim Trinken Zurückhaltung üben Sie, der Sie bei jedem Frühstück dreißig Millionen gemordet haben und den Käse mit dem Blut ihrer Schakale und Geier würzen, Sie der Sie sich geschmackvoll kleiden, der Sie sich mit Stechkarte zur vorgeschriebenen Uhrzeit melden, Sie mit dem Girokonto, Sie, der Sie mich über den Nabel hinweg anschauen und mich angeifern, ohne mir was dafür zu geben, Sie der sie in allen Bekenntnissen die Kommunion empfangen und schöne Villen besitzen, Sie der Sie Kinder haben, die zum Kinderarzt gebracht werden, Sie, der Sie ja so ehrenwert sind Was werden Sie mir jetzt sagen, da sich in unseren Nieren giftige Rückstände absetzen, jetzt, da nichts definiert ist außer dem Nichts, jetzt, da wir 2 Hundertstelzoll vor dem Abgrund stehen, jetzt, da wir schon alles entweiht haben, jetzt, da wir sogar den Mond betreten, jetzt, da wir nicht mal mehr ans Klopapier glauben, ja, was werden Sie mir jetzt sagen, jetzt, Sie der Sie ja so ehrenwert sind Gerade jetzt, wo wir anfangen wollen zu leben Jetzt, wo die Stunden wie Wasser regnen und die Nacht tagt Jetzt, da Sie zu nichts mehr taugen, jetzt da nichts mehr zu etwas taugt, weil jetzt die Nähte der Dinge aufplatzen, weil jetzt alles explodiert oder kurz vor der Explosion steht, Sagen Sie mir, ja, sagen Sie mir, was können Sie mir jetzt sagen, Sie, der Sie doch so ehrenwert sind. TAN RESPETABLE Y por qué, pacíficamente, fumo mi cigarrillo barato sentada sobre el mundo gordo y tedioso en lugar de matar a mi prójimo Y por qué no asalto un banco y quemo toda la plata en vez de roer las uñas de la cobardía Y por qué no lluevo sangre sobre el cosmos para instaurar el caos nuevamente y devolver a las cosas la pátina de lo nuevo Por qué Y dígamelo usted, vuesa merced, vuesa señoría Usted que sabe tanto Usted que tiene cátedras en las facultades de filosofía y ha sido héroe en treinta revoluciones Usted que educa a la juventud Usted que sabe beber con moderación Usted que ha matado a treinta millones en cada desayuno y sazona sus quesos con la sangre de sus chacales y de sus buitres usted que usa ropa de buen gusto usted que marca a la hora debida su tarjeta usted que tiene cuenta corriente usted que me mira por encima del ombligo y me escupe sin darme nada a cambio usted que comulga con todas las iglesias y posee bellas casas con jardín usted que tiene hijos que van al pediatra usted que es tan respetable Y qué me va a decir usted ahora que se acumula la basura tóxica en nuestros riñones ahora que nada posee una definición salvo la Nada ahora que estamos a dos centésimas de pulgada del abismo ahora que todo ya lo hemos profanado ahora que hemos pisado hasta la luna ahora que ya no creemos ni en el papel higiénico sí qué me va a decir usted ahora, usted que es tan respetable Justo ahora que empezamos a querer vivir Ahora que comienzan a llover las horas como agua y amanece la noche Ahora que usted no sirve para nada ahora que nada sirve para nada porque ahora las costuras de las cosas se desgarran porque ahora todo estalla o está a punto de estallar dígame sí dígame qué me puede decir usted ahora, usted que es tan respetable (De Alta suciedad, Eloisa Cartonera, Buenos Aires, 2005) Ars poetica die Poesie muss wie die Liebe sein, eine seltsame Angelegenheit für seltsame Kreaturen mit langen empfindsamen Fingern Die Poesie muss wie die Liebe sein, gerissen und gewalttätig und soll wehtun und beißen ohne zerstört zu werden oder zu zerstören Doch manchmal muss die Poesie weiter gehen als die Liebe und weiter als alles und muss Dinge zerstören Ars poética La poesía debe ser como el amor, asunto raro de bichos raros de largos dedos sensitivos La poesía debe ser como el amor, refinada y violenta y que haga daño y muerda sin llegar a romperse ni a romper Pero a veces la poesía debe llegar más lejos que el amor y más lejos que todo Y romper cosas (De Zona dark, Lima, 1991)

5 comentarios:

Jorge_Mayer dijo...

Chamigo Kurupicho, le respondo aquí para que no se tome la molestia de buscar respuesta en mi blog y porque no encontré una dirección de email.
Efectivamente Carmen de Patagones queda cerca de mi ciudad, Trelew, aunque lo de cerca siempre es relativo en la Patagonia, ya que tal vez sean 400 ó 500 kilómetros.
Pues bien, la suya es la primera noticia que tengo de los Rodríguez Alcalá, pero le remití la consulta a un amigo que sabe mucho más de estos asuntos y tengo la esperanza de que me dé alguna referencia sobre la continuidad del linaje.
Por lo demás, Patagones es famosa en la historia por cierta batalla con Brasil en el siglo xix (en el cerro La caballada) y por un episodio policial (una masacre escolar al estilo Columbine) que data de un par de años.
Información sobre la primera y una aguafuerte de Arlt puede encontrar al pie de la página del enlace.
Cualquier novedad, le cuento. Y un saludo.

Luna Guerra dijo...

Montserrat: ¡que excelente tu poesía! En la lectura no pude distraerme. Me vi como abducido. Una fuerza me llevó al centro de cada poema. Nada permanece incólumne ante ese expresionismo sudaca, por llamarlo de algún modo.

Saludos

Marcelo

Luna Guerra dijo...

Hola Montserrat: qué bien! Ojalá el Duglas suelte la golosina y esté en la conspiraçau asunceña. Yo voy a sacar pasajes esta semana que viene. Mandame una gacetilla para publicar en mi glob. Nos vemos pronto. Abrazos para vos y Cristino. Marcelo

Pepefina dijo...

Montserrat, tu poesía es genial!!!
Soy un tanto excentrica, y no muchas cosas suelene llamar mi atención, pero tus textos son alucinantes.
Eres mi heroina ;)

www.ventanaparchada.blogspot.com

Anónimo dijo...

Que buena poesía Monserrat, te felicito a la vez me gustaría saber si estás al tanto de los poetas de tu generación como Miguel Ildefonso, Rodolfo Ybarra y Rubén Quiroz que también son muy buenos y con muchos premios literarios. Siempre

AnA de Perú