kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

jueves, febrero 09, 2006

A mil-i la popurri de "La conspiración de los ginecólogos"

Vuelta al klítoris en 80 mundos. ¿Por qué llegó el kulo a ser la perdición del ente humano? Las partes pudendas y posteriores alteraron los ritmos, las hormonas, el celo; hasta la postura (maldita de la bipedestación) que produjo el hacinamiento, la miseria y la depilación de este pobre planeta. ¿Por qué raro mecanismo pudo llegar una kosa así a enfermarnos tanto? ¿Ingeniería genética? ¿Abandono de dios? Usar sexo como método-escalera para trepamiento espiritual. Directo. Así al menos se pueden explicar algunas cosas. El falocentrismo. El matriarcado y la klitoridokracia contemporánea. Bicho humano hacer todo al revés. Pensar cuando dormir. Dormir mientras vivir. Hasta el placer es un fenómeno-fetiche marginal. Se gasta la atención, la inteligencia en ¡tantas! boludeces cotidianas. Cuando debe ser al revés. Sexo más conciencia debería llevarnos al menos a la plenitud de una cons-ciencia vaginal o a soberbio tembó tuichaporä laburador. Konchita Teodolina: quiero proponerte algo simple, útil, fácil de practicar. Y por si todo marketing fuera poko: gratis. Misterio del homo sapiens no sapiens Tatú pochý. Recontraconspiremos. A favor y más bien en contra de los ginecólogos. Amos absolutos de esta pobre ideo-globalización. Idiota. Nuestro ser podría estar tan cerca (o tan lejos) de dios como una planta o un perro. Pero resulta tan fácil joderlo que da lástima. El mal uso que se ha hecho de la materia gris lo (man)tienen estampillado contra el murallón. La eternidad (n)os pasará de largo. De tanto pasar y repasar los pliegues de la cueva, Konxita era conciente de una felicidad atípica. Tan golosa y liquida que la dejaba flotando a orillas del río de un más allá esponjoso, adorable, casi infantil. ¿Para qué los mitos, la mística? Reciclemos xe-mamá. El tembo-kañón no engaña. Tamaño. Contundencia. El mundo civilizado nunca-tuvo-luego sentido. Káskara y basura. Sólo sirve para emparchar-justificar la paranoia. Pensar que el hombre salvará a la especie. O que la poesía redimirá al planeta. ¿Cómo pude creer en semejantes bodrios? Las orgías impacientemente interminables son contraproducentes. Aun los métodos alternativos han fracasado. ¿Saturar la realidad? Más vale salir de la miseria por la puerta de atrás. Embalarse y friccionar milímetro a milímetro (horas) las zonas más erógenas del cuerpo del otro/a. La temperatura de Tembolicho era tan descomunal que casi se aplazan; y aunque la nota era baja KXT estaba contenta. Ya mejorarían. ¿Saber morir? Ma-mejor que nada sobre nada. Chau mi kachuchón prepotente. Ya ni quiero ser conciente (ikatú: in situ). Prefiero ser animal. Mi amigo el Gordo. ¡Abran carajo! bramó el Gordo. ¡Abran carajo, qué se creen! De un imponente patadón destartaló el antiguo portón de dos vientos. Ni los perros osaron acercarse. ¡Quiero chupar carajo! ¿Dónde mierda se metieron estas hijas de una Gran Puta? ¿Viste lo que te dije? Estas boludas de mierda ya ni cogen carajo. En el fondo del zaguán se encendieron pálidas luces verdes y rojas mientras una mujer semi-en-bolas se acercaba alumbrada por la oscilante y fantasmal luz de una linterna. La patota acompañó sigilosa los pasos firmes del Gordo atravesando a grandes zancadas el patiecito delantero del quilombo. ¡Lucy! ¿Qué carajo están haciendo? Quiero chupar. Que despierten a todas las pendejas. Me tienen podrido. Histéricas de mierda. Lucifer riré Lucifer jevy. El gran culo de la madama. Por supuesto. Pero la verdadera historia de Lucifer no pasa por ahí. Se trata en el fondo de hacer patria. Lucy, oriundo de Caraguatay, fue alguna vez Lucindo, pionero en el trasvestismo nativo; aviesamente criado y malcriado en Asunción por aquellos rotundos maricas paraquarios de los buenos tiempos. Otros sostienen que Lucindo/a vio la luz por primera vez en realidad en la atávica sala de partos del viejo Hospital de Clínicas. Sus anonadados padres y la partera actuante, según afirma un antiguo decano de esa casa de estudios, quedaron estupefactos ante el fenómeno. Primer caso confirmado de hermafroditismo completo en el país. Omanó takó-ari. Morir como los camiones viejos. Aun así no pasaba de ser una metáfora. Intoxicaciones de la palabra. La estampilla galáctica. Llegamos a la parrillada El Futuro. Nos atendieron en el traspatio. Brilló una parrillada completa, medio fría. Y cerveza para yerar. Parecía la última cena. Parecía el monte de los olivos. Amohapópe. A esa hora ya nadie podía pedir coherencia. Rebrotaba el indio. Candado. Era lindo. El recuerdo del mito andrógino más plausible. Autocomplaciente. Pacífico. Fundador de la civilización. Mejor que los grupófilos. Que los ascetas. Aun que los aristócratas. Exquisitos gua´u co-no-ce-do-res. A penetración constante. Los dientes se movían devorando la carne fría, mientras clareaba francamente. Profesión de fe. ¿Malo-malo-bueno? Bueno-bueno-malo en el fondo, más bien. Las transmigraciones de los leucocitos. El auge de la imbecilidad colectiva. La gordura genética. El desorden de las viandas y las lenguas. La ataraxia atarantada. La sangre seca. La podredumbre. Construir mba'é mega-ascensor turístico a los infiernos del Dante y Homero, para lucrar con la barbarie. ¿Quién destartaló el imperio de los mayas? ¿Quién degeneró la Atlántida? ¿Quién multiplicó a los chinos? Algo teníamos que hacer. Por nada del mundo me perdería la próxima reencarnación. Empecé a saltar como un chimpancé y a gritar como loco en un idioma inentendible. Y dio resultado. Che hermanokuera taguató-pytänguy partida: ñandeapohá-ko ndoguahëi avavé. Koäva indio-atyra ndoguatasei. Ndoikuaái ndajé. Ndoikua´asei. El amor. El aura. Nambré. Ndojejuhui la ontendemimia la ñaneporte-tujápe. Ñane santo-oficiope. Cuerpo adentro hay que andarse con cuidado. En estas latitudes cualquier cosa es un riesgo. Y no seré yo, ni poxi-pol ni San Pi(chin)chón el que pueda devolver(te) tu buena cara... de cadáver insepulto, para seguir trucando y tiritando entre desperdicios, sonrisotas y adioses pegajosos, pasajeros. Perdiste. Y ni siquiera fuiste vos. Hurgo-hundo y revuelvo-revoltijeo entre marañas y no encuentro. Hagamos cola y culo atrás. Imposible restaurar-restañar la enorme estantería descompuesta. Jopi kuarahy. Hatä ojupi... nte. ¿Ohupyty? Nagueroviai. Geografía mínima. Me niego a ser un escritor profesional. No vale la pena. Me niego a ser profeta, héroe, santo o defensor de tantas cosas imposibles (opáma la verbo, opaitéma la cosmogonía-kuera, ro´upáma la lógica). Me niego a ser paraguayo, uruguayo, europeo, yanqui o chino (es igual). Me niego a ser esquimal, mby´a, guaikurú, morocho, amarillo, negro, pielrroja... Me niego a ser idiota, genio, malhumorado, raro, impertinente. Todo cansa. Me niego a ser. Y no me vengan ahora ni después con lamentaciones o vítores. Ore-katu la perseguidoité. Garmesán tera keronséngui. Ha´ekuera-ko ndoponderai orerehé. No comprendéi ore sistema, ore mundo-apytepe. Ndoikuaasei mba´eveté ni-kaúre ore protesta sistematiko-pe. Cielo arriba derrengan caparazones disonantes. Susurran drogas. Ahuecan alas. Tekoreí-partida: creen que la felicidad se alcanza apenas viviendo. Ha ñandé aveí (jarrekonocéke lo-mitä) naporokambiamo´ái. ¿Los Alkones Rozados? ¿Ajépa ñaneinkorregible? Contemplo infinitas copulaciones pululantes. Guerras indoloras. Y muertos por casualidad. Ha´ekuera ohenduporä katú. Ha´ekuera oñedefendente. Tomanó. Como dicen que dijo el maestro: muchos parecen ser los llamados y muy pocos los precavidos. Iporäta hína (sapy'areiröguareicha) la pombero okule´ane formalmente ijupekuera. Oiméne umicharö ikatú ojekorregíta. Sin tiempo, sin cuerpo y sin detalles superfluos: la eternidad es un chiste. Ñane yvaga ha´e katú peteï oga michimi, aserrín apytepe, oparupi. ¿Ajépa iporä? ¿Ajépa igustosova? ¿Apurope mante?: no gracias. Siempre queriendo descubrir mundos. Y curiosamente aquí están todos (y sobran): los que soñé, los que imaginé, los que intenté, los no nacidos y los nunca imaginados. Al pedo. Los inalcanzables. Se huele algo de tristeza y siempre en el fondo: esa maldita pizca de humor que nunca acaba de evaporarse del todo. Ore misión-vaí ha´e (ha´ekuera he´iva) jaku´ipaité ojepresentaröguaré, sapy'ánte. Orefrentepe: yvá, yvaga, umicha. Jakurupaitetante anga oimeraëvante. Es una risa: la simetría. Sin embargo existe toda una categoría de muertos que insisten en acercarse a los vivillos. ¿Para qué? Kavajú, avá, ryguasú: enteropaité ipochy ñane rembiapó productope. Haékuera ko ipochyreí. No entendéi la biblia, la asunto ojetratava. Ha´ekuera ko noponderái Tupá ni Ñandejarare. Tembó partida. No entendéi mba´eveté Kiritó, Mariskalope ha Etroner he´i akué. ¿Guarañol? La estúpida teoría de la energía. El idioma de los muertos. Ñandé ko la pueblo elegido. Ha ñandekuetente, oreñó roikua´a upéva. ¿Ajépa aveí upéva ndaigraciai? Ndovaléi-ko upéva chekompañerokuera. Oreñóreí roikóva. Oré katú roprotestasé, manifestación ma´ëmbo, Kiritó hoga-frentepe mba´e. Ha upéva aveí ndovalei. Mba´epiko roguenohetava rojapone umicha. Mba´eveté. ¿Delicias de la ingratitud-ingravedad? Ndajé. Esta flojera de retortijones achatados. Si no me dan las piernas, el inodoro ni el espanto. Presiento el desparramo. Deben ser mis martirios recurrentes. ¿Rayando sangre se respira mejor? Pacencia chermanokuera kupií-partida. Ñandé ko (ikaturö) ñatanteata. Ñatanteante ndikatuichéne-mba´e javiví oreapyteguiolado oreñó tranquilopá. Ndajaikatuiramomba´e rohasá ñane vida kañyhape, kirirïhape, mba´eapohape. ¿Ndejaikatumo´ai? Anichéne. Japrokuráta. Ñaha´äta. ¿Mis doce apóstoles? Juda-memeté. Alcornoques alocados, siempre prestos al salto al agua sucia. Ñane authentical way-lo-life. ¿Ha mba´e he´ita anga ha´ekuéra? ¿Ha mbaupe ñandé ñapenata ijehegui? Upeva katu iproblemaité. Que escuche el que tiene dientes. Y escupa el que perdió la voz: enhorabuena. Ñande javivita tranquilopá. Taguató-pytanguyportetujape. Yma tiempopeguareicha. ¿Napendemandu´ai-pikó lo-mitä, kuñá, mita´i? ¿Ajépa peneakävaí, peneakäkurú? ¿Ajépa pene indio, pene kaigué, pene dejado-atyra? Estoy diciendo que los muertos tenemos un idioma. Mínimo-minimorum: michimi. Ñamba´apókena lo-mitä. Japensá, jakalkulá, jafilosofá ha jameditákena. Jaleé ha jañe´e, jakonsientisákena ñaneprójimo proletario, ñaneirü kaigué, ñanerapichá imembyvéa, imboriahuvéa, iñinutilvéa. Melodías poco convencionales. Aflicción. Nada de oficio. Y poco condimento: lo que nadie pensó. Oíd mortales: suena simpático. Sin sentido y sin fondo terminan las desgracias y el circo sacrificial. Ñamba´apota katu lo-mitä. Ha upeicharö oré roganata, oré rotriunfata, oré roimponeta ore pensamiento, ore sistema, ore autentical-way-of-life. Bombachita kunu´ü. Agacháte nena linda, agacháte che mamá, a ver si poro-al-descuido ta-ma´ëmi nde tatú. Takoari ñamanone, tamanomi che-kambá. Bombachita-a-motare amanoseté, ahechane hakure nde cuarto-ipyguiolado. Por siempre-ngo a consentí (vyroreí de las vyrezas), ahëtusé de las cortezas, ykere nde tatu´i. Maiteí cheve: peteí, la cabecita amoïro, el resto tembo-reí. Bombachita kunu´u, koanga añepyrü el baile con insistencia: anichéne la pendencia... che intrumento nderaihú. Las chifladuras tienen sus cosas, su mate amargo, su tereré lavado. ¿Erótica häu? Juro que me alzaré en enero. La concha del jabalí rompió el condón rutilante. Pobre tipo chera´a comentó Engelberta, la que siempre anduvo (obviamente) con la concha abierta. De La conspiración d elos ginecólgos, de Jorge Kanse, Jakembo editores, Asunción, Paraguay, 2006