kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

viernes, febrero 24, 2006

El chongo de roa bastos (versión remix para el Popu) de Cristino Bogado

El chongo de Roa Bastos

Cristino Bogado

El chongo de la semana, el miembro viril número uno de los top ten, elegido y fotografiado cada viernes (Veneris dies), el semental afirmado en su unidad a la vez contráctil y granítica, tuvo tanto éxito que los genios por detrás del periódico El comunacho como nunca se dieron el gusto de buscarle la quinta pata al gato comercial, la vuelta de tuerca, la enésima reencarnación del circulo vicioso del Capital, el regreso maquillado pero siempre igual y reiterado de la fórmula del éxito, esta vez en un bucle jamás sopesado allí, increíble en tal contexto, encontrado, quién lo diría, por el lado de lo “espiritual”, legitimable por la gazmoñería que subyace a todo lo amarillo, morboso, sensacionalista, boom: el chongo del mayor (y hasta ahora único) escritor del país.

El casting despiadado y tempestuoso convocó al puberío intelectual, cerebral, brillante. Pero también al ala librepensadora y contaminada de ideas foráneas, modernizadoras, globalizantes, la representada por la muchachada femenina. El gremio de travestis también envió a su embajada de letradas o letrados. La mafia homo, apelando a uno de los interminables tentáculos de sus turbias influencias y ramificaciones, como era de esperarse copó y atiborró la antesala de espera al noviciado. Más de un francotirador, literato inédito y cool, y aun los seguidores de los narradores más de culto y más under, hicieron acto de presencia. Los lacanianos, hartos de vegetar entre su maraña de galimatías, su enrarecido olor a secta y su solipsismo lingüístico, y que se habían desaguado, como última terapéutica “reformista”, hacia la literatura, batallaron con sus pelucas rojizas y sus pieles de astracán por los pasillos kafkianos del intempestivo certamen literario. Los vendedores de huevos caseros en los colectivos sin aire, los cantantes de cachaca con letras engageés, los políticos trashumantes, los cambistas desempleados por la sempiterna crisis económica, las amas de casa sin suerte y simplemente hartas de comprar boletas de bingos y loterías y de jugar a la quiniela, lucieron sus escasamente glamorosas siluetas de eternos rezagados y su look de víctimas sin redención por el atestado local. Los revendedores de ka’a y nevado enarbolaron su léxico tribal y su fonética callejera y actualísima.

El jurado sería único, e inapelable su dictamen. Estaría constituido por un solo individuo: el propio homenajeado. Entonces, la campaña supondría una carrera larga e interminable de coacciones publicitarias y de estímulos a la creatividad. Las fábricas de caña y cervezas de arró piré aportaron lo suyo. “Detrás de todo gran escritor hay un gran bebedor”, “Alcohol es cultura”, “Baco, padre putativo de Apolo y de las Musas” y otras marranadas de la pub local, folclórica, autóctona, señalaban el camino al estrellato y la fama.

El contrato con el Genio ya aparecía reproducido en los números previos al del día señalado. Como el Genio, se sabía, estaba casi ciego, se contrató para la ocasión a una dotación de lectores, de voces pastosas y locutoriles de radio FM, ad hoc para persuadir y traspasar los muros de la sordera creciente del Gran Escritor. Una pelea con el tiempo y el derrumbe metafísico del cuerpo del Genio. El ganador, ¿qué ganaba en todo este jaleo, además de la envidia que suscitaría en su entorno el honor de ser instruido por el autor de Lucha hasta el alba para emularlo en su senda de gloria? Salvar la especie homo creator, a punto de extinguirse del suelo patrio, como el taguá y el palo santo, después de una trayectoria de más de 60 años de ímproba labor intelectual, en la figura ahora ya decadente de nuestro primer y último Genio creador del siglo y de nuestra historia. Conocer los secretos inexpugnables de la creatio ex nihilo, los largos y afiligranados entramados de la escritura que conduce a la fama, salvar el honor literario en el subcontinente, frente al MERCOSUR, frente al planeta todo. Impedir que cese la semilla más rara y vulnerable… Aniquilar el secular anonadamiento intelectual allí donde la canícula sume en el letargo y casi en la estulticia a su población alimentada básicamente con mandioca, asado y joint. Que el chamán de la aldea, en el escenario edénico del trópico, toque con su dedo divino al efebo que tomará la posta de las luces. Ser el mayor vendedor de cultura del joven siglo, ser la vanguardia intelectual y artística del país y encaminarlo hacia el Primer Mundo, hacia la Comunidad Europea, hacia la Random house, hacia los Betelscheim y los Herralde, hacia los que troquelan nuestras mentes y masajean los mensajes a través del papel y sus hormigas negras inmovilizadas en el charco de su tinta.

Para una primera preselección, el Genio emborronó una especie de retrato robot del proto-discípulo: mirada de traidor innato, piernas de coimeador incansable, disponibilidad para el trabajo de la succión infinita, con la mente a manera de esfínter, de todo el palabrerío patrio, del chismorreo vacuo y pantanoso, de la nube procelosa y ceñuda del “qué dirán” que se cierne sobre toda promesa intelectual, primaveral retoño milagroso en medio de tanto invierno. El heredero debería haber militado en todos los abortos de regeneración cultural, humana, humanista, marxista, freudiana, pagana, franciscano-religiosa, lingüístico-jesuítica-guaranítica, heroico-carismática, etc. Tendría también que poseer trazas inequívocas de habilidad para sobrevivir al manuscrito, la Remington o la PC con asistente de Office en forma de perrito o de bonzo.

El contrato legendario entre el periódico amarillo y el autor de Caruguá se difuminaba en una miríada de especificaciones en letra chica. Ni el propio Gran Escritor había logrado vislumbrar los términos últimos y microscópicos que antecedían a su firma. Él sólo sabía que el agraciado (el cangüeró, según los resentidos a priori que ya protestaban por su posible derrota futura) debería tener una columna diaria... Lo que no imaginaba, a pesar de su esplendoroso pasado de fantasías imposibles, era el proyecto secreto de los manipuladores de la masa lectora: metamorfosear el bulto de los tabloides, lleno de fotos y palabrerío vacío y “shockeante”, en una revista exclusivamente consagrada a la alta literatura. En la única representante de la nueva literatura de la nación. En la aurora de un nuevo país culto y refinado. De un país con un Parnaso discreto y laborioso. Deliberante y sabihondo. Moral y edificante. La Patria Culta soñada por nuestros remotos y analfabetos bisabuelos para nosotros, sus descendientes. Lo que no se calculó, una vez más, fue la atávica venalidad de los gestores, esos mediadores traicioneros entre el sueño y la praxis. El chantaje que mojaba sus bigotillos como un licor suculento, la coima que cosquilleaba el hueco de sus manos, la codicia con la que devoraban como pirañas a sus correveidiles, los apuros cosmético-vaginales de sus mentes y de las de los amantes de sus hijas y de las de sus primos y sobrinos, el search-and-destroy de sus eróticas. Pero la cabeza coronada de laureles, viejo zorro ducho en estas jugadas y maestro en las artes de la simulación y la estafa, conocía y detestaba a estos aprendices de tahúr. Por eso había aceptado comparecer todos los días en los corredores del periódico para amasar personalmente el barro de su sucesor intelectual. Y, con ese propósito, dejar que los vicios de la mediocridad y las ocurrencias siempre inoportunas se agotasen en su lepra. Que los ambiciosos y simplones amantes de la farándula desistieran, enloquecieran o se suicidaran, abandonando su propósito de tomar el poder al verse acorralados y encerrados en una jaula de espera tensa y calma chicha verdaderamente hitchcockianas. Aunque tampoco se le escapaba que los directores de El comunacho acariciaban la esperanza de que sus titulares produjeran un respingo bursátil en las grandes editoriales europeas, que pergeñaban su posible hagiografía póstuma y que deslizaban por lo bajo que pensaban adelantar sus memorias, por supuesto no muy lejos del resentimiento chateubriandiano.

Algunos chantas sudamericanos eliminados por no poseer la conditio sine qua non de la pureza de la nacionalidad, terminaron dando portazos injustificados. Reclamaron inútilmente cláusulas de fórmula y de jure. Eliminados por su destino de extranjeros, se desgañitaron contra sus padres y madres. No habían nacido en esta maldita tierra y, sin embargo, la pisaban y se movían sobre ella, en ella laburaban y en ella procreaban ya paraguayitos maleducados y guarangos. Ellos, que sabían perfectamente mascullar “Jakú la yvy”, ellos eran despreciados. En su delirio derrotista de refugiados violentos, acariciaron ucronías sarmientistas.

Los asiduos de El comunacho, además de las habituales crónicas sangrientas de trasfondos hiperbolizados y surrealizantes, además de los traseros bruñidos como las naranjas injertadas que se exhiben en los supermercados y enhiestos como el orgullo de las top-models, desde hacía un tiempo se habían topetado con una nueva sección que mostraba las fotos de los diez o cinco preseleccionados de cada semana para competir por el título del futuro “Hijo del hombre”. Éstos, mientras esperaban el veredicto final, gracias a esta suerte parcial y temporal, ya se iban agenciando un vale para el coiffure del estilista de moda o algún galón de nafta para las farras de week-end o, por lo menos, un pack de libros edificantes de la librería patrocinadora del “evento” (“Hanza y Pancos”, famosa cadena de librerías de la ciudad). Es decir, las expectativas –y también las ventas– del periódico subían exponencialmente, y hasta –milagro de milagros, efecto colateral de la furia que los envolvía a todos– la mano invisible llegaba a configurar el gen egoísta de los eliminados, que a los pocos días de su defenestración aparecían, matemáticamente, heridos, secuestrados o muertos, en una danza alocada que progresivamente recargaba más y más las tintas rojas. O, más discreta y melodramáticamente, acababan en su mayoría en conatos de suicidio, víctimas de la frustración y el abandono. Como aquel vendedor callejero de bananas mau. O la to’ola del barrio, que además curtía Richard Bach. O el vendedor aquel de libros, incansable aporreador de timbres, aldabas y portones, siempre rencoroso y desplazado, que, según decía el reporte de El comunacho, nunca se perdía la sección “cultural” de la achinada Susana. O aquel célebre caso del plomero aficionado a resolver crucigramas que intentó quitarse la vida con una sobredosis de papel impreso. Hasta hubo un caso que involucró a un perro de lo más lindo, de grandes barbazas de lobo de mar (que obedecía ciegamente, con su simple gran olfato, el célebre apotegma de Kandinsky según el cual “Hasta un perro puede pintar”). Habían sucumbido todos a un desliz digno de engrosar las ennoblecedoras páginas negras y rojas de El comunacho. Un caso bastante ruidoso lo protagonizó el hijo del coreano de la esquina en que se cruzan las calles Che Guevara y J. F. Kennedy (“Supermercado Convulsión Asiática”), cuyo cuentecillo póstumo en coreano-guaraní hizo las delicias y provocó las lágrimas de más de una madre hasta ayer nomás celosa ecónoma de la canasta familiar y guardiana de la pureza racial ciudadana. A este coreano lo encontraron agonizando al lado de ese textillo y otro, como nota de suicida, en el que lamentaba su exclusión de una vida que para él lo era todo, ya que la existencia comercial a la cual lo destinaba su familia no le decía mucho.

Semanalmente se veían en la primera plana de El comunacho las fotos de los semifinalistas, jubilosos y abrazando al autor de Nonato y a los directores y recibiendo las bendiciones parciales antes de la Gran Final.

Otro recurso, lateral pero muy explotado, para captar la voracidad literaria de los lectores de El comunacho, era la crónica del uso de los ingresillos que recibía el Genio por su labor de gurú, chamán y guía exclusivo de tamaña empresa cultural. Los alevosos cronistas describían al Verbo nuevamente suelto en sus antaño acostumbradas andanzas nocturnas, requiriendo rebajas de las mariposas de la noche. Su representante editorial en la ciudad, un avispado ejecutivo de Alfaguara, viendo cómo venía la cosa, no queriendo quedarse atrás y buscando llevar un poco de agua a su molino, había insinuado una publicación en pocket-books de El sobrino de Wittgenstein mientras se cocinaba a todo trapo el puchero de El chongo de Roa Bastos – ¡esto es “pescar en río revuelto” y demostrar “visión de futuro”!

Como última etapa antes del esperado desenlace, se habilitó rápidamente una sección de “Cartas al director”. En ella, la gente deslizaba o trataba de imponer su concepción del chongo ideal o perfecto. Qué color de piel tendría el mismo, a qué sexo pertenecería (y qué tamaño tendría su sexo, en caso de ser el elegido un muchacho), si la nariz debía curvarse a la guaireña (en las estadísticas, Guairá ocupaba el primer lugar en ventas de “El comunacho”) o replegarse a la aregüeña, o desafiar a los espacios al modo concepcionero, si necesitaba saber tanto de cocina como de canciones cumbiamberas, si debía preferir Gilda a Madonna en su discoteca, etcétera. Y también abundaban los consejos con miras al futuro rendimiento literario: si la dieta a seguir del próximo Genio sería la del macho cazador carnívoro o la del agricultor matriarcal cuasi vegetariano, si sería vegano hasta la severidad masoquista o si le vendría bien a sus neuronas y a su bildung espiritual combinar la cocina magrebí con las maravillas locales, como la cannabis sativa y el ílex paraguayensis, y si debía preferir el ka’a he’e (como quiera que sea el equivalente en latinajos) al azúcar diabetizante. Se tocaban, por otra parte, cuestiones como la de si andar en colectivo no estropearía su cerebro fantasioso, adecuado a la creación, o si no le llevaría a desarrollar alguna fobia o paranoia postmoderna; si no sería preferible la anacrónica pero ecológica bici, o incluso la locomoción peatonal, por aquella sutra que reza “Las ideas vienen caminando”. Después estaba la cuestión de si sería aconsejable prescribirle el sexo duro e indiscriminado, o, por el contrario, si debía obligársele a sobrevivir a base de ritos masturbatorios cada vez que el indio asomara por sobre sus manuscritos de ejercicios de estilo y por sobre las notas de estudio del trivium y el quadrivium en los que lo iniciaría el Maestro (no olvidemos que todo paraguayito tiene más de indio que de español, es decir, más de salvaje que de civilizado). Y, además, estaba el fructífero problema de, una vez elegido el chongo, decidir qué atribuciones concretas y especiales corresponderían estrictamente al Genio sobre el mismo. Si éstas abarcarían exclusivamente lo puramente intelectual o si se extenderían hasta algún relajo autóctono. Si se permitiría, por ejemplo, alguna variante o especie de teen-age fan club de señoras casadas con maridos estériles a través de un concurso hebdomadario, semestral o anual lo más transparente posible, para que alguna dama fuera acreedora de una buena porción de fecundos espermatozoides encriptados en un frasco de fino diseño (o lámpara –un toque a lo Aladino y su genio encerrado–). Pero había muchos otros problemas a resolver. Por ejemplo, si muriera el Genio, su sucesor, el chongo de marras, ¿qué derechos y plenas potestades tendría para reiterar la convocatoria o para vender el pliego de bases y condiciones de esta atípica elección de discípulo? Y esto, a su vez, ¿acarrearía decreto de ley y sentaría una jurisprudencia pertinente y deseable? No era tampoco una cuestión soslayable la de que si el chongo, en sus raras caminatas con fines de distracción momentánea del estudio, vislumbrara la belleza entre las alucinaciones urbanas de la resolana asuncena, vale decir, si el chongo se enamorara, ¿qué implicaciones suplementarias acarrearía consigo este incidente? ¿Debería, el genio’í, permanecer soltero o no? Por otro lado, si, a su vez, el discípulo muriera (ya que esta contingencia era frecuente en el periódico), ¿dónde se le daría sepultura? ¿En un cementerio judío, musulmán, cristiano, menonita, católico ortodoxo? ¿Sería la obra del chongo publicada en exclusividad por la editorial española que poseía los derechos del copyright del autor de Oda a Stroessner, o sólo en El comunacho? ¿O en la mau local, en tomitos económicos y de lectura obligatoria en los colegios del país? Si el chongo ganara el Premio Cervantes, ¿se le entregaría a él, o nuevamente le correspondería al autor de Yo, el Supremo, o, en su defecto, a El comunacho? ¿Podría El comunacho establecer un concurso literario bianual, con un jurado conformado por amigos del autor de Vigilia del almirante y, claro está, del chongo? Nombres como el de Piglia y Benedetti flanqueándolos, el argentino a la derecha y el uruguayo a la izquierda. ¿O serían más respetables Aira y Coelho, ceñudos y desconfiados como siempre, vigilando con celosa suspicacia la posible aparición de cualquier posible tramoya comercial o extra literaria? ¿Se permitiría a los curepas y rapaiz repetir la experiencia sin cobrarles por el robo o la confiscación de la idea o concepto publicitario? Llegado el caso, si las condiciones permitieran verificarlo, ¿se aceptaría que el chongo se candidatara a presidente de la república, con Chilavert como su Johnny Bravo o su bull-dog?

La fantasía colectiva de las masas se encendía cada semana al contemplar al Gran Escritor, discreta y casi imperceptible pero firmemente sujeto a su silla japonesa de diseño ergonómico por unos finos cables de fibra transparente (para evitarle el público bochorno de un incumplimiento de contrato, pues se sabía que el Genio, en ocasiones, aquejado de tedio e impaciencia inexplicables, solía abandonar sin mayores explicaciones, de forma intempestiva, los lugares en los que se encontraba, olvidado de los compromisos que pudieran retenerle en ellos, suerte de desertor por amnesia de sus obligaciones). El público y los concursantes creían poder leer por anticipado en los mínimos gestos de su rostro, y en particular en los cambiantes matices de color de su noble nariz, sus veredictos, y unos y otros afirmaban equivocarse muy raramente. La tensión iba en aumento al aproximarse el día de la Gran Final, que al fin llegó, con la nación entera pendiente de los casi invisibles movimientos de labios y de cejas del único miembro del inapelable jurado que otorgaría a uno solo de los dos últimos finalistas la gloria y los tesoros del porvenir y del arte y al otro el pronto olvido y la humillación de la derrota, más subrayada que paliada por el prosaico “premio consuelo” (nombre ofensivo como una injuria) de un fin de semana en Camboriú para dos personas en un hotel con desayuno incluido y las obras completas en varios tomos de su juez y verdugo.

El acto fue televisado para todo el país a las 18:00 horas. En todas las despensas, hogares, hoteles, burdeles, shoppings, cafeterías, oficinas, bares y copetines el tiempo se suspendió por el lapso de esa hora que alimentaría la memoria unánime del pueblo durante muchos años. Ambos contrincantes se situaron de pie en sus estrados, dispuestos a responder al interrogatorio un tanto caprichoso y aparentemente incluso absurdo de la vieja gloria de las letras patrias. Pero la endeble voz del patriarca no había terminado de formular su primera pregunta cuando Albino Continente Fleitas, según algunos pocos el favorito, según él mismo y la mayoría el futuro perdedor, extrajo de su campera de vaquero el pequeño revólver que, al ser disparado de inmediato y sin vacilaciones por su dueño y, justo es decirlo, con notable puntería, mató de un solo y certero balazo en el corazón a su oponente, Justo Andrada Estigarribia, de manera instantánea. Histéricas, en sus hogares las madres cubrieron –tardía y ya inútilmente– los ojos de sus pequeños vástagos y los estrecharon convulsivamente contra sus pechos mientras las muchachas coquetas aprovechaban la coyuntura para refugiarse sollozando en los hirsutos brazos de sus consternados admiradores de turno y el estupor, primero en forma de mudez y luego como chillidos variopintos y soeces bramidos de sorpresa y horror, hacía presa del país entero.

Incapaz de escapar de su condena o maldición o amarillento sino sensacionalista hacia un destino más noble de portavoz de la alta cultura, El comunacho no pudo hacer otra cosa más que aprovechar lo taquillero de la espeluznante noticia y recoger de primera mano las declaraciones del homicida, quien afirmó que “hizo lo que hizo porque sabía que no iba a ganar” (estaba equivocado: como se pudo comprobar más tarde por las anotaciones del Genio, el ganador, no probable sino seguro, era el ahora presidiario Continente Fleitas), porque le constaba que la fortuna lo había postergado siempre, “desde su niñez”, a favor de otros individuos menos meritorios y porque “tenía la seguridad de que la suerte no lo favorecería nunca”, tal como ahora, que estaba sentenciado a cadena perpetua en el siniestro y sórdido penal de Tacumbú, “quedaba sobradamente demostrado”.

Una vez que el futuro ganador del certamen y próximo heredero de la gloria y los jugosos contratos del Gran Maestro de las letras patrias hubo quedado reducido a reo por asesinato, no faltaron los pesimistas que empezaron a afirmar, mediadas ya las primeras decenas de ñoños de la madrugada, que la historia de un futuro dorado conquistado en competencia leal no fue nunca realista, ni mucho menos probable, y ni siquiera posible. Que era pura literatura fantástica y evasiva, que tras regalarte con un paréntesis o escapatoria fugaz de la desdicha cotidiana te la devuelve centuplicada después del fin de tus ilusos sueños, que se trataba del más descabellado cuento que pudo concebir la arbitraria y alocada fantasía del Gran Escritor, y que acabábamos de cerrar su último libro para volver a la realidad que, como sucede siempre en estos casos, había seguido estando allí todo el tiempo, esperándonos.

4 comentarios:

Tres Leones dijo...

"La mafia homo, apelando a uno de los interminables tentáculos de sus turbias influencias y ramificaciones, como era de esperarse copó y atiborró la antesala de espera al noviciado"

La temática homofóbica de nuestro obsesivo blogista en clave de pastiche-literario...ahora que censuró aquel debate i sobre "la conspiración de los ginecólogos" donde tuvo un vergonzoso y lamentable papel.

Snoopy dijo...

Here we go again ...

vloguer dijo...

anguyabiblioteca, en realidad el debate'i no fue censurado, blogger.com va archivando automáticamente los mensajes más viejos. Lo podrás encontrar en la columna de la derecha, 2006-02.

Iker Chivillo dijo...

Estimado Kurupí,

no sé si a mi querido Roa le quitaron los dedos, (sentencia divina aún más dolorosa que la del Manco de la Mancha), pero con lo que le quedaba de falanges produjo el máximo libro sobre la dictadura latinoamerica, les plazca o no a sus detractores....

Yo odio tanto como vos los homenajes póstumos de la gentuza literaria en busca del fortalecimiento de su propio ego desmesurado, sin embargo el Paraguay tuvo un Genio sin parangón en toda la literatura mundial, (con sus amnesias y desconciertos de Hijo de Hombre, eso sí es verdad, y no podía dejar de rendirle un último homenaje recuperado por cierto por toda la gentuza stronista y seudo literaria...

Así es amigo, los Genios nunca lo dejan a uno indiferente, en ello se diferencian de nosotros los simles mortales-escribientes...

Un abrazo desde Francia por el colectivo unido de escritores frustrados:

COUEF

Eric Courthès

Iker Bonpland

Marqués de Sada

Iker Chivillo

Iker Boutin

Tertuliano Pessoa

Cid Hamlete Berenjenil

Miguel Vera