kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

miércoles, febrero 22, 2006

Demien Hirst entrevistado por Luis Sepúlveda en la revista mexicana complot1.com

Necesitas ganarte la atención de la gente pero no mediante el shock, porque eso los aleja.” Damien Hirst (Bristol, Inglaterra, 1965) estuvo en la ciudad de México unos días mientras prepara una exposición que estará abierta al público afinales de febrero de 2006 en la Galería Hilario Galguera, ubicada en Francisco Pimentel #3, colonia San Rafael. Mientras, en la costa guerrerense, cerca de Ixtapa, compró un terreno donde construye una casa/taller para trabajar y convivir con su familia durante estos meses. Artista ultrarreconocido en el ámbito noventero de las artes visuales, Hirst era considerado el enfant terrible no sólo por sus instalaciones que incluían cadáveres de animales, sino por su abierta rebeldía y su actitud confrontadora con periodistas, directores de museos y su galero-representante y examigo, Charles Saatchi. No había revista de arte, música, diseño o actualidad que no trajera a Hirst en la portada o que no incluyera una entrevista con él.Pensando en lo harto que estaría esta vaca sagrada de las mismas preguntas que siempre han traído cierta carga de escandalillo frívolo, platicamos de asuntos más simples y generales para tratar de responder algunas de las cuestiones que asolan el pensamiento actual: ¿qué es el arte y para qué sirve, por qué los precios tan descaradamente altos en el arte contemporáneo, por qué arte efímero?, etcétera. No es secreto que Hirst ha moldeado su personalidad a partir de un arduo trabajo de autopromoción que, desde luego, ha rendido sus frutos, aunque se presenta en México como artista cuarentón súper establecido, casado, ex drogo, ex parrandero, maduro, millonario y con poco más que añadirle a su vasto currículum. A continuación, una extracción de lo más significativo de más de una hora de entrevista. Ya han pasado casi diez años desde la exposición Sensation. ¿Crees que se produjeron cambios significativos en el ámbito artístico a partir de esta exitosa muestra? Bueno, los cambios en cierta medida se producen constantemente. Desde luego que el impacto de Sensation dejó huella, aunque no sabría decir en qué específicamente. Mucha gente afirma que los cambios los produjo Margaret Thatcher, pero en realidad no lo sé. Creo que las dimensiones de las obras podrían ser, en un sentido, un cambio significativo. En Estados Unidos había obra monumental, pero no era común en Europa. En Cock Street, en Londres, donde se encuentran las galerías, los locales son como tiendas, muy pequeñas. No se conocía el concepto de galerón al estilo Nueva York, así que las obras que producíamos eran de formato tal que pudieran tener cabida en esos pequeños cuartos. También influyó el hecho de que a finales de los ochenta conocí a Charles Saatchi, quien tenía una enorme bodega en donde se podía producir y exhibir cualquier tamaño de obra. Hacíamos cosas maravillosas que se podían mostrar allí. ¿Cuál es tu definición de belleza? ¿Belleza? Oh, Dios. Belleza: en realidad no lo sé. Me imagino que tiene que ver con algo estilizado, algo hecho por el hombre. Creo que la belleza está conectada a la maravilla. Aunque más bien creo que es imposible definirla. Tiene que ver con algo visual, por ejemplo: una mariposa es bella y tiene que ver con la naturaleza, en donde se dan varios niveles de belleza y también se debe confrontar con cierto elemento de decadencia. Es un ideal que tiene que ver con lo visual, con el color. En mi obra busco la proporción exacta y que las piezas estén bien ejecutadas, aunque no considero a mis obras específicamente bellas. Busco pureza en lo formal, lo físico. Creo en el regocijo visual que se logra a partir de una buena construcción armoniosa con un significado metafórico. ... [más en la revista impresa]

No hay comentarios.: