kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

martes, enero 31, 2006

De juegos y premios, cosas del Kurupi curte además del milenario jakembó

Reds, la película de Warren Beatty sobre la vida del periodista norteamericano cronista de la revolución bolchevique, está siendo pasada por cable. A pesar de tratarse de una película de época, arriesgué la fecha exacta de la peli, aplicando esa técnica mitad ñembo filológica-pop, mitad ñembo semiótica holmesina, y declaré que era de los 70. Mirando mis archivos, tuve que aceptar que la erré. La fecha correcta es de 1982. Todo esto me empujó a un juego absurdo que consiste en exhumar las pelis de ese año y el balance da las siguientes: Popeye de Altman, Megalexandros de Angelopoulos, Identificación de una mujer de Antonioni, Pixote de Babenco, La loca historia del mundo de Mel Brook, La cosa de Carpenter, Los fantasmas del sombrero de Chabrol, One fron the heart de Coppola, Missing de Costa Gavras, La guerra de un solo hombre de Cozarinsky (la única de la lista que nunca ví), Deadly blessing de Craven, Victor-Victoria de Edwards, Ragtime de Forman, Cabaret de Fosse, Passion de Godard, Fitzcarraldo de Herzog, Poltergeist de Hooper, Tempestad de Mazursky, Conan de Milius, Mad Max de Miller, Blow out de Palma (una vuelta de tuerca del clásico de Antonioni-Cortazar), The Wall de Parker, La amante del teniente francés de Reisz, La noche de Varennes de Scola, Blade Runner de Scott, Et de Spielberg, Mephisto de Szabo, El estado de las cosas de Wenders, etc. Para dar un panorama de la época creo que es suficiente, por supuesto he omitido pelis que nunca llegaron por el subcontinente o que yo no he pillado ni en celuloide o VHS, tanto en Asunción o Sao Paulo, las dos cidades que conozco o he curtido, las únicas. El año nos da la posibilidad de otro juego. Ese año el señor taqueño (natural de Aracataca) gana el premio Nobel. Hoy a 23 años del galardón la antaño bananera aldea está plebiscitando el cambio de nombre a Aracataca-Macondo, un cambio sutil de nomenclatura que ha divido a los taqueños, unos no están de acuerdo con la tacañería de Gabo, que no ha soltado ni un peso del premio para compra de libros de las escuelas o para la construcción de una Universidad, otros dicen que el hecho del nacimiento del novelista en Aracataca ya es suficiente aporte...Este asunto de novelistas hoy encumbrados nacidos en pueblecitos varados en la indigencia y la precariedad económica me lleva al juego de los otros días del Malayo, que imaginaba las formas futuras de la muerte de poetas chilenos. Mi moción sería barajar aldehuelas miserables que han dado figuras literarias cotizadas. Aquí en Paraguay, tenemos el caso de Areguá de Cassacia, villa mitad veraniega, mitad colonia de burguesitos con pretensiones intelectuales o intelectuales ya reconocidos que han optado por comprar un cottage subtropical en ella. Iturbe de Roa Bastos, sigue arrastrando su sino azucarero sin mayores mejorías para sus pobladores, a no ser la minoría patronística que aparentemente mora en Villarrica o Asunción. No se me ocurre otro caso, los amigos podrían agregar otros casos que recuerden. Con respecto a la tacañería de los hijos célebres para con su patria o pueblo natal, el caso de Roa hizo bastante ruido como lo recordarán los memoriosos. La promesa del autor de Yo el supremo de crear una fundación para la edición de libros baratos para todo el país se fue al mazo. Dicen las malas lenguas que nada más fue un subterfugio para evitar las altísimas deducciones fiscales de los españoles cuando ganó el premio Cervantes. Hasta hoy nadie ha visto un solo ejemplar que haya salido de tal proyecto... Para terminar este post quisiera mencionar dos hechos. Primero, que el 19 de enero perdió Wilson Pickett, soulman que acompañó nuestras veladas jointceras a fines de los 80 y comienzos de los 90 con aquel single rojo y negro que en una de sus caras tenía el impagable Don’t Let The Green Grass Foul You. Y en segundo lugar, que el infatigable autor de Noe delirante (poema que ha sido reeditado tantas veces, y cada vez con más poemas nuevos, que equivale ya en la poesía peruana a un Briznas de Hierba de Whitman o a los Cantos del fascista de Pound), el poeta peruano Arturo Corcuera acaba de ganar el premio Casa de las Américas, la cubana y no la española. Y como homenaje ponemos a continuación uno de sus últimos poemas, recibido el año pasado, creo, por e-mail, para que quienes aún no lo conozcan puedan saborear la jovialidad y picardía de este poeta venerable. EL MAKING OF DE SUPERMAN Christopher Reeve se trasforma en Clark Kent y Clark Kent en un cuerpo celeste de luminiscente S en el pecho, ángel de acero de alas niqueladas que habita con los astros y se desplaza entre los rascacielos. Pegaso le enseñó a cruzar los aires y de su impulso surgió Superman. Donde timbra un SOS más veloz que el sonido Superman, esa luz que se acerca es Superman, de pie contra la guerra Superman, la salud del planeta es Superman. Superman en los brazos de Dana y Dana en sus brazos con una flor. . Nunca fue Superman más Superman. No es un ser de ficción, es más real que Neil Amstrong en la Luna, o que la nave Apolo en el espacio. Cisne de alas plegables y quebrantado cuello, Christopher Reeve en su silla de ruedas remonta el infinito: sus alas de gigante le impiden caminar. Arturo Corcuera

3 comentarios:

Luna Guerra dijo...

Estimados: llego al blog de rebote. Primero la pelota rebotó en el blog de Oliverio Coelho y luego en el de Douglas Diegues. Es que luego de sobrevivir quince años en Buenos Aires, ahora intento hacerlo en Brasil. Quisiera conseguir el libro Corcuera que han citado. Se agradece coordenadas. Agrego este blog a los enlaces de mi reciente www.lunaguerra.blogspot.com
Obrigadeiro

Luna Guerra dijo...

Oi Kurupi!! Soy Marcelo Silva, el autor del engendro llamado Luna Guerra, que es la saga de una mujer deschavetada. Hace seis meses vivo en Santa Terezinha de Itaipu, a 20 kms. de Foz do Iguaçu. Te agradezco mucho por la buena disposición hacia el asunto libro de Corcuera. También quisiera saber el nombre de vocês y leer su material. Saludos para vos, Xanto y Dama Satán. Marcelo

Marcelo Silva. Argentina, 1973 dijo...

mi email es amarcelosilva@hotmail.com

saludos