kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

martes, noviembre 22, 2005

¿Quien le teme al experto en cerebro de mosca?

Bruce Baker, de la Universidad de Stanford ―experto en el cerebro de la mosca―, ha hallado una región en el minúsculo cerebro plano de la mosca del vinagre macho que controla su comportamiento durante el celo. Y hay más: todas las seis fases de la coreografía del celo de la mosca, desde la percepción del olor de la hembra, pasando por el vibrar de las alas y el típico “canto de amor” de los machos hasta la copulación, está determinada por la actividad de exactamente sesenta células nerviosas. Sesenta células en el cerebro del macho de cuyo funcionamiento combinado eléctrico y bioquímico depende la suerte de una especie entera. Peter Fromherz, del Instituto Max Planck de Bioquímica, acaba de presentar una herramienta que permite representar escénicamente esta coreografía que primero se genera en estas redes nerviosas y después se traduce en el comportamiento de la mosca: se filma el concierto codificado de los ramos nerviosos mediante una técnica que ha hecho mundialmente famosos a Fromherz y a sus dos docenas de colaboradores, y que consiste en la interacción entre nervios y chips de silicio. Los nervios aislados, que Fromhez hizo crecer sobre el chip y comunicar con éste mediante señales eléctricas, sólo producen un calco artificial de los procesos cerebrales. Junto con especialistas de Infineon, Fromherz ha diseñado una arquitectura de chips que finalmente permitió filmar secuencias coherentes de mapas bioeléctricos de redes enteras de nervios. Esto sólo es posible gracias a los 16.384 puntos de medición de un chip. Los primeros mapas de capas del cerebro de la rata de laboratorio ya han sido colocados, a modo de ensayo, en el chip, con el mismo prometedor resultado de que gracias al chip se puede protocolar detalladamente tono por tono el concierto bioeléctrico de la orquesta de células nerviosas que, tras haberlas estimulado, dura tan sólo unas pocas milésimas de segundos.

No hay comentarios.: