kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

lunes, junio 13, 2005

Prohibido fumar en interiores

>

El proyecto de ley municipal asunceno de prohibir taxativamente a los fumadores ejercer su antiutilitario y simbólicamente neurótico gesto en todo lugar cerrado, al que podemos definir de ‘tabú del interior’, en consonancia consensual de lo que sucede ya en casi todos los países “civilizados,” va a terminar creando una especie de secta demoníaca, chivo expiatorio de los males del mundo en la onda de los judíos antes de la constitución del estado de Israel. La judaización de los fumadores nos retrotrae al candente tema de la globalización y a la movilización total para el asesinato de lo simbólico, cuyo origen fue fechado por Couliano en 1484. En ese año “simbólico” tanto la reforma luterana como la Roma papista se lanzaron a la corriente principal llamada ciencia moderna para liquidar todo lo antiempírico, utilitario, funcional, insano, antiilustrado, supersticioso, irracional, insensato, “anormal”, etc. Freud y Jung fueron los últimos enclaves de resistencia de esa batalla hoy definitivamente perdida. El genocidio o etnocidio llamado a cabo por la colonización masivo del planeta se entronca también con esta cruzada que busca la aseptización mundial. Cuando murió la última payaguá en la actual Chacarita, favela-i, pueblo nuevo o villa miseria a los pies de Asunción, a mediados del siglo XX todo el inconsciente paraguayo se resquebrajó en su furia monótono-capitalista. Aquí sigue una de las elegías que escribieron los autoinculpados etnólogos y antropólogos, fragmentos pre-colonialistas de la nueva humanidad sana, gorda, racionalista.

“Lo curioso de la planta solanácea llamada tabaco (Nicotiana rustica y Nicotiana tabacum) es que, por ser nitrófila, ha buscado y busca espontáneamente la vecindad de las viviendas de los hombres, a causa de los detritus orgánicos. Los guaharibo y los motilones del valle de Araguaisa lo mascan; los napos y los záparos lo beben cocido con agua; los colorados y los napos lo enrollan sus hojas en forma de puros, otros hacen cigarillos con los pétalos de la mazorca de maíz como los guarayú, chiripá, chiriguano, chané, baure, yamiaca, tsirakua, ibonama, sauri, etc. y, finalmente, otros lo fuman en pipas de piedra, o más generalmente, de barro cocido, como los motilones, tarupayu, caipipendi, patamona, arekuna, tapuya, tehuelche, comechingones, araucanos, conibo, cayapo, carajá, cainga, subaya, chamacoco, lengua, payaguá, mocoví, yamiaca, tsirakua, toba, taprete, siriono, mataco, guarayo, choroti, chiriguano, ashluslay, etc. ‘El cigarro de tabaco torcido es el atributo de los chamanes indoamericanos’ ( A. Métraux). Entre los mayas-quiches los dioses de los cuatro vientos eran grandes fumadores, por lo cual las estrellas fugaces y el rayo eran chispas desprendidas de sus grandes cigarros.. Según el Popul Vuh los dioses hicieron a los cuatro primeros hombres de pasta de maíz, la cual vivificaron con humo de tabaco. El vestido de la diosa Cikuacóatl, la ‘diosa de la Tierra’, o la ‘la serpiente que es mujer’, según el P. Bernardino de Sahagún, ‘estaba formado de hojas de tabaco’. El marqués de Wawrin en sus viajes por Sudamérica y en especial entre los motilones de la Sierra de Perijá dice que todo el mundo fuma, lo mismo los hombres que las mujeres que los niños.”

(De Drogas ilusionógenas de los indios americanos de José Pérez de Barradas, en Antropología y Etnología 3 del Instituto Bernardino de Sahagún. Tomo III.1950)

No hay comentarios.: