kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

lunes, mayo 16, 2005

Descateuríza-me de todos estos ojeos y harús

De los “Cuadernos de Voronej”

Pustí mieniá, otdái mieniá, Voroniej,–

Uronish ti mieniá ilh provoronish,–

Ti víronish mieniá ili vierniósh–

Vorojiej –blaj, Voroniej- vóron, noj!

Liberta-me, libera-me, Voroniej,–

Devolve-me ou devora-me em teu sorvo,

Desinverna-me ou vara-me de nojo–

Voraz neve, Voroniej –dente, corvo!

Abril de 1935, Voroniej

Este poema del judío-ruso Ossip Mandelstam traducido por Augusto De Campos puede servirnos como introducción a este post absolutamente variopinto y caótico. Pues su confinamiento y su desaparición final en los siniestros 30 stalinianos nos retrotrae a nuestro encierro entre potenciales e innumerables vertederos como Cateura. No “quien no salta no es paraguayo” (slogan-consigna de un roquerito el pasado sábado a la noche en el Jockey Club), sino que no lo es quien no protesta ante el anteproyecto de creación de un nuevo y nauseabundamente antiecológico Cateura II, a ser ubicado en los bañados de Nueva Italia. Si los defeanos mexicanos jamás podrán convertirse en cantantes de huapango ya que el hupo o smog o neblumo les irrita tanto la laringe que les es imposible alcanzar el falsete necesario para lucirse en este género musical, y si los peligros de la modernidad nos han acostumbrado a las tetas con leche con DDT y aun a los pingüinos antárticos también con DDT, suponemos que el granasunceno también será agraciado con alguno de estos rasgos para perfilar su nueva identidad cataclísmico-ecológica. ¡Descateuríza-me, maldita multitud silenciosa! Si permitimos que nuestros sobrinos e hijos en edad escolar ingresen a la civilización alfabético-canónica a precio leonino-dominical con los cervantes que ni chiflan ni ladran o los shakespeares domingo-monopólicos de una editorial que se ha adueñado de una vereda típicamente asuncena, y si nuestros intelectuales más preclaros y pedantes legitiman cateurizaciones de ese nivel rancio y hediondo hasta la estafa, para qué gastar ojo y conexión en Internet escribiendo contra el absurdo extremo del ejército israelí y su paseo culturo-musical por las guará autóctonas. Vestido para exterminar, la única enseñanza que tal ejército teocrático bisexual puede dejar es la de oración fúnebre por un pueblo sin defensores. Por más que Woody Allen toque moderadamente el clarinete, eso no habilita a estos misioneros en el escenario político-musical para hacernos tragar su detritus moral, como ya hicieran países del primer mundo con los desechos nucleares enterrados en el Gran Chaco, para profanar por enésima y suprema vez los huesos de las almas de los guaicurú, chamacoco, enhlit, chulupí, sanapaná y todas las culturas que pelearon con esa tierra de paso al Candiré aborigen y al Dorado ibérico. No irritemos al jaguareté-hombre ni al jaguareté-cometa, seres apotropaicos de esta tierra de tesoros latentes. Esos son los verdaderos mediadores ante lo sagrado, no los bufones tecnológicos que han sustituido el burro cananeo por el helicóptero nazicapitalista para sus epifanías de coliseo romano. El duende kurupí, que ha mandado la lluvia de estos días, agita su jeroky políticamente correcto y su falo, que antes unía el ambá-cielo con el estrato terrestre, éste que ahora vaga a la deriva de sus intendentes comprados.

No hay comentarios.: