kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

martes, mayo 03, 2005

3 de mayo, Día del Kurupí

Curupí, ser mitológico del Paraguay, símbolo de la fertilidad, ya que su falo es tan largo que, por comodidad, el person se lo enrolla al cuello, como una bufanda, para no irlo arrastrando por ahí, y no tiene que correr detrás de las mujeres como todos nosotros, pobres mortales, sino que se las monta a distancia, digamos, haciendo uso de su extensionalidad inverosímil. Existe una marca de yerba mate que lleva su nombre, pero la cajita no representa a nuestro ídolo fálico-machista sino a unos miserables nativos en pleno labor de procesar la yerba mate. ¿Qué me dicen de tamaña vergüenza y pudor comerciales? El QQ, Douglas y Antonio están fascinados con el person. Bueno, pero no tanto como ellos nuestros expertos en interpretar el folclore popular paraguayo. Pues Leo Cadogan, un experto, rechaza la idea de un posible enmascaramiento del culto de la fertilidad y de la lluvia cuando se analiza la fiesta popular del 3 de mayo, llamada Curuzú Yeguá, “cruz adornada”. Muy bien la palabra guaraní para “cruz” puede ser un deslizamiento de “curu-pí” o una fusión de cruz y curupí. También está de acuerdo con Bastide en señalar el peligro de extrapolar métodos psicoanalíticos para aplicarlos a las fiestas religiosas populares. Así que olvidémoslo, las chipas con forma de hombres, peces, palomas, serpientes, ranas, etc., no deben interpretarse jamás como una forma enmascarada de reaparición del culto fálico del Kurupí; son, a lo más, versiones imaginativas de la hostia tradicional. Cadogan, en un texto aparecido en la revista Humboldt en el año 1965, abandona la lectura tradicional que ve en la fiesta del 3 de mayo una mímesis del culto del Kurupí y va a cotejarla con fiestas tradicionales ibéricas.
“Para el escritor argentino Goicoechea Menéndez, el duende o sátiro curupí de la mitología guaraní ‘es todo lo bueno y amable de la vida… está en el humus de la tierra, en la flor, en el fruto; en todo lo que da vida y agiganta el alma…’, y citándole dice Natalicio González: ‘Entre los genios menores de la mitología guaranítica, curupí es el más feo y el más útil, el más sutil y el más grosero… analizado en sus atributos y su esencia, viene a ser algo así como la manifestación antropomorfa de la fuerza creadora de la humedad… La población campesina atribuye a la Cruz los atributos inmemoriales de curupí… la cruz se guaraniza, se convierte en curuzú, y retiene el antiguo poder de curupí de desencadenar la lluvia. Por eso, tras una larga sequía, es frecuente ver la procesión del curuzú a través de la campaña paraguaya... pero es en las fiestas de Curuzú Yeguá, la cruz emperejilada, en las que revive con mayor pureza el viejo culto de curupí...El símbolo cristiano (la cruz) aparece rodeado de todos los elementos silvanos, en un ambiente grato a curupí... Al final de esta ceremonia, se distribuyen las chipás (panes)… de este modo, el culto de curupí, mezclado con las liturgias católicas, da origen a las fiestas anuales de Curuzú Yeguá.”

No hay comentarios.: