kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

martes, abril 26, 2005

Retrato del artista paraguayo

Cuando fui joven, allá en mis lejanos y fantásticos 15 años, quería ser Alexander the Large, ver el mundo bajo mis pies musicales. Después aprendí que entre la ficción de los sueños y la ficción de la praxis existe un abismo. Entonces anhelé ser escritor, poeta, etc. Mi visión del poeta estaba pirograbada o calcada de la panda de niños geniales, hermosos y malditos, del romanticismo alemán y del susurrealismo francés. Es decir, el arte alimentado profusamente por la vida. Amar el arte a través de la vida. Arte para la vida. Cambiar, acaso, la Vida. La vida primero y después el arte. Lo que en la práctica equivalía a una entrega total de la vida al arte. Nada de migajas. Nada de escribir en las horas libres. Adiós al Trabajo y la Familia. Si el arte es libertad, el poeta debe ser el libre absoluto. En todo caso, debe admitir una sola servidumbre: la del arte. Los que trabajan en un banco y escriben en sus horas libres no son poetas, aunque se llamen Eliot o Stevens. Ahora sé el que artista no escapa a la Muerte del Sujeto. Él, como cualquiera, habla desde el horizonte de comprensión omnímodo que es el tardo capitalismo tecnológico: ínsito colaboracionista del circulus vitiosus deus (fuerza de trabajo-mercancía-dinero). Le queda el sueño del suicidio o de la locura y de la mendicidad. El arte quebrando siempre la telaraña ontoteológica de la imagen del mundo, el ñandutí ventrílocuo de su servidumbre.

2 comentarios:

Guarango dijo...

Y... nada es perfecto en este mundo. Es imposible que te entregues totalmente a tu arte en detrimento de cualquier otra entrega que la vida te exija. En la adolescencia podes tener ese tipo de extremismos; en la madurez no. Y ojo que no estoy diciendo que en la madurez no puedas tener el mismo idealismo. Lo unico que con el paso del tiempo aprendes que no todo es blanco o negro, sino que existe esa infinita gama de grises con la que hay que aprender a convivir.

viudobeodo dijo...

hey, guarango, ¿quién dice que uno no puede tener los "extremismos" que le apetezcan, en la adolescencia, en la "madurez" o en la vejez, si se le antoja? Confundes sabiduría con conformismo, o, más bien, con ñembo "filosofía" barata de manuales de "autoayuda" y "psicología" de cinco centavos.