kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

sábado, abril 23, 2005

Lugares comunes

El martes pasado, en el marco de la V Feria de escritores que se realiza en el Juan de Salasar, Mario Casartelli ha perpetrado una vez más con su "Dación de Vigía"esa retahíla de lugares comunes, híbrido de populismo efectista y amaneramiento verbal, poemas presentados como el culmen de lo poético-reflexivo a la manera de Rauskin, castrismos en métrica pre-Lezama, hurras a la banalidad barrial y el infaltable poema-homenaje a su Tutankamon-fetiche: Appleyard. Si lo popular marcó el criterio de la poesía alguna vez, Casartelli lo tiene. La gente aplaude, ovaciona, festeja, refrenda, comprende, delira. Pero una última lucidez en nuestro cerebro arrebatado nos susurra que un exceso de simbiosis interactiva del poeta-público es sospechosa de que esa poesía habite un terreno demasiado conocido, remanido, por eso hay tanta precisión en la reacción de sus fanáticos. Poesía de reflejos condicionados, de fórmula rígidas de la escolástica soviética, de vejez desempolvada para mantener una imagen de crítico burlón inmune e insobornable ante todas las tonterías de la realidad circundante. Falta la sorpresa, el tono oscuro, la densidad onerosa de la poesía que se arriesga a perder público, esa que intenta la apertura del porvenir no sólo en lo político-social, sino en el lenguaje, el de la libertad del futuro. Hay demasiados problemas graves en el país y el mundo para seguir jugando a los compañeros fieles hasta la mentira, del que no quiere herir susceptibilidades, seguir practicando la adulación de los ídolos, el culto a la personalidad y no la de la poesía fresca e innovadora. Lo bueno hoy es necesariamente aquello que nos repele y no alcanzamos a comprender. “Ouroboros. Poesía paraguaya 1977-2004” de Jorge Montesino ya planeaba alrededor de ese problema cuando decía: “Tal vez Mario Casartelli o su poesía sea eso: la dificultad de separar estas cosas, mucho más allá de las falencias creativas, de los lugares comunes en los que cae repetidas veces, en la rima casi siempre infantil en la cual incurre y que, lo sabemos, es propia de la composición de letras para sus canciones. Sus poemas leídos son una cosa y cantados a veces se nos presentan diferentes…”

2 comentarios:

Guarango dijo...

En otras palabras, si te gustan son buenos, sino son escoria. O, parafraseando a cierto personaje, quien no esta contigo esta contra vos. Aqui tambien puede verse cierto dejo de pensamiento totalitarista. Donde quedo el "vivir y dejar vivir"?

KalosKagazos dijo...

Mi comentario va más bien para "guarango" y similares, dado que con cierta perplejidad constato la abundancia de "posteadores" afincados en esta línea: Caramba... ¿no hay modo de alzar una crítica -inofensiva al cabo, como todo cuanto atañe al pensamiento- sin que se subleven Vds...? Todo ese buen rollito del "vive y deja vivir" (¿quién practicará lo contrario?), de la "tolerancia" pacata, del café-para-todos -y el que no, ¡fascista!-... Con franqueza, muchachos, no caigamos en esa trampa para boludos terminales: pensemos, pasemos a cosas más elevadas.