kurupí akärakú paraguay akärakú kurupí paraguay akärakú paraguay akärakú paraguay

KURUPÍ, ÚLTIMO BICHO PILINGÜE Y VELVET-MAKÁ-URBANIZADO KE HALA Y FALA EN ESTE BLOG SU SECRECIÓN LINGUÍSTIKA, ESE PORO'UNHOL (PORTUGUÉS 10 % ESPAÑOL 70 %; GUARANÍ PIKANTE 20 %) SERÍA EN EL FONDO DEFINIBLE COMO UN SAN CULOTTISMO POÉTIKO, GRITO A CALZÓN KITADO, PENE ERECTISMO FULL TIME, UNA FALANGE ANARKO-PARA-MILITAR DE LA LETRA, UNA ALUCINAZIONE PARANOKIA-KRÍTIKA DEL DAS KAPITAL YANKEE, Y SU MAYO DEL 68 UN TSUNAMI-YIYISMO SIN BOMBACHA PRA XUXU, UN BAILE DE SAN VITO TEVINANDÍ PAGUASU!!!

lunes, abril 18, 2005

Filosofía pornográfica

Jean- Francois Botul en su libro "La vida sexual de Emmanuel Kant" (5 conferencias dadas en Nueva Koninsberg, Paraguay en 1946) y el Café Filosófico dirigido por Montserrat el sábado pasado en la cafetería La castellana sobre el tema "Erotismo y pornografía" han motivo estas líneas: si consideramos esencial en la epistemología el desvelamiento de la verdad o su ambigüedad o imposibilidad, podría establecerse dos tipos de filósofos: los eróticos, que desean la iluminación parcial, perderse en las zonas oscuras de la seducción, y los pornográficos, empeñados en la obscenidad total, obsesos en el zoom de la cámara por atrapar la verdad última de los genitales. Platón, que militarme sólo acepta la testa concentrada en los cielos estrelladas, vislumbrar y ser bañado por la visión plena y total del Agathon, el bien que es lo verdadero. Preeminencia pues de alcanzar la genitalidad de lo verdadero. Kant, que limita nuestro saber a los velos vaporosos de las apariencias innumerables y niega toda visión de la vulva metafísica de lo nouménico, sería más bien erótico. Erotofilósofo perdido en los laberintos de la calentura poética del amor cortés: sublimación y agigantamiento de la amada y del mundo más allá de la satisfacción bestial del hardcore. Heidegger, pornógrafo presocrático anhelando la unión con lo originario raptado o escamoteado. Conquistador español destrozando montes ecológicos en un des-velamiento ardoroso por el oro y las perlas de la concha de Afrodita. Pero a veces tenemos un Heidegger de la media luz, la lichtung de la mística nórdica, su denuncia de las pretensiones de la onto-teología voyeur y posesiva. Por último, Nietzsche y el juego infinito de las máscaras, la danza feliz de los velos que no dejan ver nunca el horrible rostro último, ya sean la vagina dentata , o el rostro de la rosa más allá de la ascensión de los planetas . Errancia erótica sin la satisfacción final de la visión y la posesión. Surfista inocente cabalgando el eterno retorno de las olas.

1 comentario:

Anónimo dijo...

QUE LOKAZO NO SABIA LO DE FILOSOFIA PORNO xD,
SIGUE POSTEANDO ESAS COSAS BROTHER X)